Mandela: ícono mundial de reconciliación y paz

Sudáfrica. Nelson Mandela, el héroe de la lucha contra el apartheid, “se apagó apaciblemente” en su domicilio, anunció el presidente sudafricano, Jacob Zuma

Por Publinews

Foto: AFP Foto: AFP

Nelson Mandela “se apagó apaciblemente. Nuestro pueblo pierde a un padre”, añadió, antes de un largo homenaje. “Nuestro querido Madiba tendrá funerales de Estado”, dijo, anunciando que las banderas serán izadas a media asta a partir del viernes y hasta los funerales, cuya fecha no precisó.

Mandela, quien festejó sus 95 años el 18 de julio, había sido hospitalizado cuatro veces desde diciembre de 2012, siempre a causa de infecciones pulmonares, y ayer dio su última batalla.

La celda de Nelson Mandela de 5 metros cuadrados en la Isla Robben, donde paso 18 de sus 27 años en prisión, es ahora un santuario virtual para los turistas y figuras políticas, pero Mandela fue mucho más que un prisionero sufrido. Él fue un líder y un ícono del siglo XX.

“La construcción de un futuro para Sudáfrica fue un logro enorme”, asegura Stephen Chan, profesor de relaciones internacionales de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres. “Ayudó a redactar lo que puede ser la mejor Constitución del mundo. Fue clave estableciendo la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, la cual fue crucial para ayudar al país a enfrentar su pasado de apartheid”.

Lilias van Wyk, un sudafricano blanco que vivió durante el apartheid, está lleno de admiración por Mandela. “Todos pensamos que era un hombre fantástico,” le comentó a Publinews Internacional. “Es increíble lo que logró sin violencia o disparos”.

De hecho, Mandela tuvo éxito donde muchos otros líderes habían fracasado: primero como político democrático y luego como presidente. A pesar de la ira reprimida por la comunidad negra a lo largo de los años a causa de la discriminación, ninguna guerra civil estalló. La transición a la democracia bajo el liderazgo de Mandela procedió de una manera muy ordenada. En su discurso de posesión, Mandela instó a los sudafricanos a la práctica del perdón, diciendo: “What is verby is verby”, que significa “lo pasado es pasado”. Y, a través de su liderazgo moral, integró a Sudáfrica dentro de las organizaciones internacionales.

Mandela no fue ningún ángel. “Se convirtió en un Santo porque le hicimos uno”, declara Chan. “Hicimos uno para justificar la insuficiente presión sobre el gobierno del apartheid para liberarlo”. Y aunque la gente en Sudáfrica lo ve como un anciano que por arte de magia salió de prisión a gobernar su país, la realidad es más matizada. Chan explica: “Los cuatro años entre su liberación y su elección como presidente en 1994 fueron turbulentos. Tuvo que estar inmerso en el aprendizaje”. Y, mientras Mandela estaba a cargo como Presidente, principalmente proporcionó una dirección estratégica y dejó el asunto de gobernar a su sustituto, Thabo Mbeki. Que en lo absoluto es negativo, pero este hombre de 76 años no realizó la ardua tarea de gobernar el país con una sola mano.

Incluso después de dejar el cargo, Mandela seguía siendo un ícono: casi exclusivamente entre los disidentes elegidos al poder político, salió con su integridad y su popularidad intacta. Para Sudáfrica, el continente africano e incluso para el mundo, él fue un ícono desesperadamente necesario para el éxito democrático.

LA PRISIÓN

Se dice que lo que mantuvo vivo a Mandela dentro de una celda de 2×3 metros fue su gran fuerza espiritual. Nelson había practicado boxeo en su juventud y durante toda su estadía no hubo una sola mañana en la que no ejercitara su físico trotando en ese pequeño espacio 30 minutos diarios. Durante sus años de prisión contrajo muchos de los problemas respiratorios que padecía de manera recurrente.

EL DÍA INTERNACIONAL DE NELSON MANDELA

En noviembre de 2009, la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 18 de julio como Día Internacional de Nelson Mandela, en reconocimiento de la contribución aportada por la cultura de la paz y la libertad.

OTROS NOMBRES CON LOS QUE SE LE CONOCÍA

Rolihlahla. Este es su nombre de nacimiento. En Xhosa se interpreta como alborotador.

Dalibhunga. A los 16 años, Mandela participó en una tradición Xhosa para convertirse formalmente en un hombre. Significa el que convoca al diálogo.

Nelson. Durante su primer día en la escuela su maestra, la señorita Mdingane, lo nombró así, ya que era costumbre dar a los niños nombres ingleses porque los colonos británicos no podían pronunciar los africanos.

Madiba. Este es el nombre del clan de Mandela. Es el nombre de un jefe thembu que gobernó en el Transkei en el siglo XVIII.

Khulu. Otro término por el cual se le conoce, significa grande.

Sin duda el más fiel de los referentes de la lucha pacífica contemporánea

Elisabeth Braw / Publinews Internacional

Loading...
Revisa el siguiente artículo