Japón detiene reactor y empieza nuevo periodo sin energía nuclear

El país asiático inició este domingo el procedimiento para detener el único reactor nuclear todavía en funcionamiento

Por: Publinews

Foto: AFP Foto: AFP

Japón inició este domingo el procedimiento para detener el único reactor nuclear todavía en funcionamiento, una operación que dejará sin energía atómica al archipiélago durante un periodo de tiempo indeterminado que los ecologistas desearían que fuera infinito.

El procedimiento para detener el único reactor nuclear todavía en funcionamiento en Japón empezó este domingo, indicó a la AFP un portavoz de la compañía gestora, Kansai Electric Power (Kepco). Cuando deje de funcionar la unidad 4 de la central de Ohi (oeste), “lo que será efectivo el lunes”, según Kepco, Japón carecerá totalmente sin energía nuclear, como ya lo estuvo entre mayo y julio de 2012.

En ese periodo todas las centrales japonesas dejaron progresivamente de funcionar como medida de precaución tras el accidente nuclear de Fukushima, consecuencia del sismo y el tsunami del 11 de marzo de 2011.

En junio de 2012 Kepco recibió sin embargo la autorización de las autoridades locales y del primer ministro de la época, Yoshihiko Noda, para volver a poner en marcha dos reactores de Ohi, justo antes de la creación de un nuevo organismo de regulación del sector, hace un año.

Actualmente, resulta impensable que se reactiven otros reactores a corto plazo, si bien compañías como Kepco han solicitado a este nuevo organismo que certifique que varias de sus instalaciones cumplen con las nuevas normas de seguridad más estrictas vigentes desde el pasado 8 de julio.

Por lo tanto, Japón volverá a conocer un periodo sin energía nuclear.

Los reactores nucleares generaban alrededor de un cuarto de la energía eléctrica del país antes del accidente de Fukushima.

Actualmente, para compensar esta energía de origen nuclear, las compañías de abastecimiento usan de modo intensivo sus centrales térmicas, algunas de las cuales se volvieron a abrir especialmente, tras el accidente, y los japoneses gastan menos electricidad.

Esta situación, que ha aumentado sensiblemente las importaciones de hidrocarburos, resulta insatisfactoria para el gobierno y los industriales. Sin embargo, ningún reactor nuclear puede volver a funcionar sin la autorización del nuevo organismo de regulación independiente.

Varios casos se están evaluando, pero están previstas obras en todas las centrales para que los equipamientos cumplan con las nuevas normas que fijó esta nueva autoridad.

No obstante, aunque la nueva autoridad permita reactivar un reactor, el poder político tiene que pronunciarse al respecto. Así, los gobernadores de las provincias en las que hay instalaciones nucleares tienen un casi derecho de veto en la materia.

El gobierno de Shinzo Abe (derecha) está a favor de reactivar los reactores, pero asegura que respetará lo que diga la nueva autoridad.

Las organizaciones antinucleares y parte de la población desearían que la detención de las centrales nucleares fuera definitiva y recalcan que la situación actual demuestra que Japón puede prescindir de la energía atómica.

Muchos, como el gobernador de Niigata, donde se encuentra la mayor central japonesa, consideran que no hay que autorizar ninguna reactivación hasta que no se hayan solucionado los problemas causados por el accidente de Fukushima.

Si bien el primer ministro afirmó que la situación estaba “bajo control”, numerosos incidentes, incluyendo pérdidas de agua radiactiva en el océano, tienen lugar a diario en Fukushima, donde trabajan unos 3.000 obreros que suelen sentirse superados por lo que está ocurriendo, tal como lo expresó un dirigente de Kepco, que tiene a su cargo Fukushima, dejando a la dirigencia de la empresa y al gobierno en un posición incómoda.

AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo