Canciller: “El TPS no es la solución, se necesita una reforma migratoria integral”

Por Publinews
Canciller: “El TPS no es la solución, se necesita una reforma migratoria integral”

¿Cuál es la política exterior que se ha definido con el presidente Jimmy Morales para los próximos cuatro años?
Los ejes de la política exterior son de Estado. Por supuesto, cada gobierno le imprime una dinámica distinta, pero los temas son permanentes, no es que una administración los impulse en particular. Los cinco ejes de nuestra política exterior son, en primer lugar, el tema migratorio. Creo que una buena política migratoria inicia por impulsar medidas para evitarla. La segunda prioridad es la integración Centroamericana. Uno de los pasos de esta integración es la unión aduanera, poco comprendida, pero es algo en lo que debemos trabajar de manera multilateral. Para nuestra fortuna, Honduras nos aceptó el reto y vamos caminando. El tercer eje es, obviamente, resolver el diferendo territorial, insular y marítimo con Belice. La cuarta prioridad es una mayor presencia en el mundo. En el ámbito bilateral tenemos que reconocer que no estamos presentes en muchas regiones del mundo y esto es un pecado. Vamos rezagados y es uno de nuestros grandes retos. Y, en el ámbito multilateral, es importante estar presentes en organismos internacionales. Y el quinto eje es el fortalecimiento institucional. En este sentido, le apostamos a expandir la carrera diplomática, que profesionales de carrera ocupen los cargos.

Una de las primeras acciones de Jimmy Morales como nuevo mandatario fue solicitarle al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, el  Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) para Guatemala. ¿Cómo se le dará seguimiento?
Hay que tenerlo claro, el TPS no es la solución al problema migratorio. La solución es una reforma integral, como la que presentó el mandatario Barack Obama y que por razones políticas no se aprobó. El TPS es un alivio, que le permite durante un periodo de tiempo a las personas laborar, no significa una residencia o una ciudadanía. Este beneficio se le otorga a las naciones que han sufrido algún tipo de catástrofes. A Guatemala se le ofreció en 1998 por la tormenta Mitch, pero lamentablemente se rechazó. Y, desde entonces, se ha vuelto a solicitar, pero no nos lo han otorgado. El mandatario Morales le reiteró este pedido a Biden, y al final es una decisión del Departamento de Homeland Security. De hecho, el Departamento de Estado ya dio una recomendación favorable para Guatemala, pero no depende de esa oficina. Biden le dio su apoyo a Morales y, lo que se busca, es lograr oportunidades para evitar la migración.

¿Ya se tiene definido quién será el embajador de Guatemala en Estados Unidos?
Como lo he dicho, mi anhelo es que el 75% de los embajadores y del cuerpo diplomático sea de carrera. Todavía estoy en la tarea de designar a mis viceministros y de definir la rotación de los embajadores.   

En cuanto a la alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, ¿cómo avanza su planificación y ejecución?
Eso es parte del contralor, Este proyecto tiene cuatro ejes: la creación de empleo, la inversión en el capital humano, la seguridad y la justicia y el fortalecimiento de las instituciones. En diciembre pasado, el Congreso estadounidense aprobó US$750 millones para echar a andar este plan. La designación de los recursos para cada país se aplicarán por eje, pero el tema es trabajar en conjunto, como región. Hay mucho por hacer.

¿Cómo avanza el tema de la disputa territorial con Belice?
Hemos dado pasos importantes y se ha decidido con el canciller beliceño separar en dos el tema. Una cosa el diferendo, en el cual vamos trabajando y pues algún día tendremos que llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia, pero esa consulta no la ganaremos si no hay confianza entre la dos poblaciones y es un proceso que se debe crear. Por eso, también se está reforzando la relación bilateral. De hecho, en 2014 se firmaron 13 acuerdos para mejorar la relación.

¿En dónde se busca expandir la presencia de Guatemala?
Por ejemplo, en el sudeste asiático. Países como Indonesia, Malasia, Tailandia, Singapur, Filipinas, entre otros. En África, puede ser Sudáfrica y además en el Golfo Pérsico, lo ideal sería Arabia Saudita, aunque no tenemos relaciones con esa nación. Y, las que ya están definidas que tienen que abrirse son las embajadas en Turquía y Marruecos.

Con el cambió de gobierno, ¿cuál es la postura de Guatemala por el tema de los cubanos que están varados en Costa Rica?
El 13 de enero se llevó a cabo un plan piloto del traslado de 180 emigrantes que viajaron en avión de Costa Rica a El Salvador y se desplazaron por tierra hasta México. La semana pasada se llevó a cabo una reunión técnica en nuestro país en la que se decidió que se repetirá el proyecto a partir del 4 de febrero, eso sí, cada viaje dependerá del anterior. Es decir, con un retornado cubano que haya, se cancelará.

Después de las manifestaciones del año pasado, ¿cómo ve el mundo a Guatemala?
Como un ejemplo. De hecho, muchos países, de todas las latitudes, reconocieron la valentía de la sociedad, ya que fue el pueblo el que exigió los cambios. Esto es apenas el inicio.

¿Existe alguna gestión con las embajadas para mitigar los efectos de hojas consulares que advierten a los turistas de no viajar al país?
Cada país tiene la obligación de advertirle a su población de los riesgos que puede correr en un país. Recientemente ingresó un travel warning para Guatemala por el tema del mosquito del Zika. Esto no es nuevo. Por ejemplo, cuando ocurrió la crisis del ébola nosotros les advertimos a los guatemaltecos de no viajar a ciertas naciones.

Oliver de Ros

Foto:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo