El velorio del niño que prefirió morir a matar

Familiares velan los restos de Ángel Escalante en la zona 6.

Por Publinews

El niño, de padres nicaragüenses, que “prefirió” entregar su vida a la de unirse a una pandilla y asesinar a un conductor de bus es velado en su vivienda en el barrio San Antonio, en la zona 6.

El sábado falleció en el Hospital General San Juan de Dios luego de pasar 15 días en el área de cuidados intermedios.

Hoy por la tarde partirán a Managua, Nicaragua para enterrarlo mañana.

El 18 de junio a las 12:40 horas los vecinos del asentamiento Jesús de la Buena Esperanza, que está debajo del puente Belice, en la zona 6, se sorprendieron al localizarlo golpeado.

Pandilleros lo habían lanzado por “negarse” a cometer un crimen. Cuando los socorristas lo auxiliaron escucharon sus palabras: “Querían que matara a un piloto y me tiraron del puente”.

En redes sociales se ha difundido una fotografía cuando su padre, el chofer de bus urbano, Juan Luis Escalante, llegó y lo abrazó cuando estaban por llegar los socorristas.

Su mamá Claribel Pérez agradeció la ayuda de cientos de personas.

 

Le gustaba dibujar

Ángel Ariel Escalante Pérez, de 12 años cursaba sexto primaria en la escuela Calos Benjamín Paíz Ayala, a pocos metros del puente Belice, donde fue lanzado.

Le gustaba dibujar, era amante de la música y le agrada jugar fútbol con sus compañeros.

Uno de los investigadores comentó que la versión que el niño se negó a ser delincuente y empuñar una arma de fuego es más reforzada porque su papá conduce autobuses y los pandilleros querían que le disparara a un chofer. “El niño pudo haber imaginado que le iba a disparar a su papá”, finalizó el detective.

Te puede interesar:

 
 
Loading...
Revisa el siguiente artículo