"Voy a marchar duro para construir nuestra casa", le prometió Barrondo a Mirna Ortiz

"Le agradezco a Dios porque le dio la paciencia para superar la tristeza de la primera competencia y lo recompensó con un récord más que con solo una medalla", puntualizó Mirna.

Por: Publinews

Foto: COG Foto: COG

Los guatemaltecos Mirna Ortiz y Erick Barrondo no solo retornarán al país con los oros que ganaron en los 20 y 50 kilómetros marcha de los Centrocaribes Veracruz-2014, también volverán con la ilusión fortalecida de algo que tanto anhelan: su casa propia en San Cristóbal Verapaz.

“Nos conocimos haciendo marcha. Fuimos compañeros y amigos dos años y medio. Ahora estamos casados, viajamos juntos, competimos juntos. Tenemos un año y medio de vivir juntos”, cuenta Mirna.

Ambos llegaron a Veracruz-2014 marcados como favoritos para ganar los oros en los 20 kilómetros de marcha el domingo anterior. Ella lo logró, él no pudo a causa de una polémica descalificación en los últimos metros.

“Para mí fue un contraste de emociones porque él fue descalificado en los últimos metros. No sabía qué era más fuerte, si la emoción de la medalla o la de la descalificación de él”, relata Mirna.

Para Erick no había tiempo que perder en lamentaciones por la descalificación pues seis días después habría de competir en la prueba de 50 kilómetros, también con amplias posibilidades de ganarla.

“A mí me descalificaron por la mañana y por la tarde ya me estaba preparando para la competencia de los 50”, recuerda Erick quien este sábado cumplió el objetivo estableciendo además un nuevo récord.

La semana previa a esta segunda competencia estuvo repleta de ansiedad para Barrondo quien mantuvo la serenidad.

“Cada noche le pedía mucho a Dios que llegara ya la fecha para salir a competir y demostrar la calidad de atleta que he alcanzado con mi entrenador (el polaco Bohdan Bulakowski)”, comenta Erick Bernabé.

Durante esos días de preparación y emociones contenidas, Mirna fue un apoyo vital para Erick en el hotel Novo Mar del puerto de Veracruz, sede de concentración de los marchistas guatemaltecos.

“Los primeros dos días anduvo triste, incluso hubo un momento en el que ya no quería competir en los 50, pero el miércoles él dijo una frase que demostraba que ya había recuperado su ánimo: ‘¡Ya estoy listo para los 50!"”, comparte Ortiz.

Cuenta Mirna que para ayudar a la recuperación anímica de su marido “le recordé lo duro que había trabajado en el último año y que tenía que levantarse para que no le quedara ninguna insatisfacción”.

Conforme se acercó la prueba de los 50 kilómetros, Erick terminó de fortalecerse mentalmente recordando el proyecto de vida que comparte con Mirna: construir su casa propia en San Cristóbal Verapaz.

“Es un pueblo bastante tranquilo, muy bonito. Tenemos el sueño de construir ahí nuestra casa, nuestra vivienda. Sabíamos que ganar una medalla nos da la posibilidad de tener un poco más de dinero para terminarla. Por eso, él me dijo ‘lo voy a hacer porque quiero terminar la casa de nuestra familia’ y me prometió: ‘voy a marchar duro"”.

El día de la competencia llegó y Erick marchó con gran técnica. Terminó la competencia sin amonestaciones y además de ganarla estableció nueva marca en los Centrocaribes: 3 horas 49 minutos 40 segundos.

“Me preparé bastante. Yo salí a marcar un ritmo y me concentré en los mexicanos (Omar Cepeda y Cristian Berdeja). Para mí ellos los rivales a vencer”, comentó Barrondo al final de la competencia.

Terminada la prueba, Mirna se dirigió a su marido para felicitarlo por el triunfo.

AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo