Entrevista con Jason Hess de Blastos

Además de velerista y deportista de alto rendimiento, Jason es un emprendedor guatemalteco con un proyecto que sobrepasa fronteras, capaz de reforestar Guatemala y generar riqueza por medio de un sistema de inversión único.

Por: Publinews

Foto: José Hernández Foto: José Hernández

Por José Antonio Hernández

No se habla todos los días de inversiones o cómo y dónde hacerlo. Los modelos son complejos y llenos de variantes que terminan confundiendo al inversionista. Este desafío se convirtió en una oportunidad de negocios para Hess quien ahora dirige uno de los modelos de adquisición de tierras más interesantes del mercado mundial.

¿De qué trata Blastos?

La empresa la iniciamos hace un año y lo que buscamos es innovar el mercado financiero creando oportunidades de inversión. La primera fase está enfocada en que cualquier persona en cualquier parte del mundo pueda comprar una finca “online”. Por lo general, puedes adquirir un terreno pero es muy complejo. Lo que hicimos fue una estructura legal en la que puedes adquirir un pedazo de tierra de 100 metros cuadrados desde US$350.

¿Por qué fincas?

Bueno no todos saben ser finqueros o como administrar un “comodity”, por lo que tu finca está enlazada con un contrato a una empresa agricultora, en donde tú eres dueño de la tierra y ellos se encargan de trabajarla. De momento tenemos alianzas con empresas de café, hule y vino. Lo mejor de esto es que ellos se encargan de cuidar tu tierra no tienes qué preocuparte por mantenerla.

¿Qué retorno da una inversión de US$350?

Esto depende qué tanto se produjo en tu tierra y los precios del mercado internacional. Supongamos que en tu terreno siembran café y se producen tantos quintales por temporada y ese año se vende a US$200 el quintal, aquí tendrías un retorno interesante. Además, puedes vender el terreno. Si tienes uno de hule, uno de café y uno de vino, pero al primero no le fue bien porque el precio bajó mucho, puedes venderlo y comprar uno de vino, por ejemplo. El modelo funciona como una bolsa de valores de “comodities”.

¿Qué es un “comodity”?

La traducción literal es complicada, porque es como la materia prima. Básicamente es un bien que nace de la tierra que participa en un mercado de productos agrícolas.

¿Qué periodo de tiempo tiene el retorno?

Es trimestral para que la gente perciba lo que se siente ser finquero. Si invertí US$350 el retorno va a ser bajo pero es porque es proporcional a la inversión. Los retornos fluctúan durante el año porque el mercado es dinámico.

¿Hay que invertir algo más?

No, no tienes que desembolsar un centavo más durante los 10 o 20 años que funcione el proyecto.

¿Qué ventajas tienen estos planes de inversión?

Ahora tenemos la opción con las empresas de vino y café con la que tenemos contratos, de que una vez al año puedas personalizar una botella de vino o una bolsa de café. En la etiqueta aparece tu nombre, el viñedo en el que se produjo en Chile, las especificaciones, temporada, cepa, todo. Lo mismo con el café. Te la enviamos a tu casa y puedes compartirla con tus amigos para decir que este vino se produjo en tu finca en Chile. La primera te la damos como parte de la inversión y si quieres producir más solo nos dices y ya tienes tu línea personal de vino.

¿Qué otras alianzas tienen?

Tenemos con Starbucks. El café que se produce en las fincas es que el que se vende en las tiendas,  así que si estarás tomando una taza de café de tu producción.

¿Dónde se encuentran las fincas?

El proyecto inicial es de tierras; el de café está en Atitlán; el de hule, en Retalhuleu; y el de vino, en Chile.

Así funcionan las inversiones

Si nos basamos en Blastos, en un mercado de inversiones lo mejor es invertir cuando los precios son bajos para ganar plusvalía en espera de que el mercado mejore y luego se pueda vender el bien a un precio más caro.

Los precios se basan, entre otras variantes, en la oferta y la demanda. Por ejemplo, si las empresas que emplean el hule como materia prima comienzan a necesitar más hule para incrementar sus producciones, la demanda sube y el precio de la materia prima se encarece. Este sería un buen momento para vender fincas de hule y no comprarlas. Llega un punto en el que la libra de hule que vendía valía tantos dólares y ahora esa misma libra costará más.

La ley de oferta y la demanda dice que hay un punto de equilibrio en donde la cantidad del producto que se fabrica es la misma cantidad que requiere el mercado.

Detalles

Preventa: Es en línea y termina en junio 2015.

Reforestación: Las fincas son reforestadas y cuentan con el aval de Rainforest Alliance.

Terrenos: Le pertenecen al inversionista y puede disponer de ella como y cuando quiera.

Más información

http://www.blastos.com/

Facebook: https://www.facebook.com/blastoscrowdfunding?ref=aymt_homepage_panel

Indiegogo (Preventa): https://www.indiegogo.com/projects/blastos-land-the-best-way-to-own-productive-land/x/7618916

Loading...
Revisa el siguiente artículo