Kevin Cordón: “Estoy ganando mi partido más fuerte"

Casi un año afuera de la cancha debido a una lesión en la rodilla izquierda y el largo recorrido para volver a ser la mejor raqueta de América han llevado al jugador de La Unión, Zacapa, por un largo recorrido de crecimiento personal paralelo a su recuperación física previo a su regreso oficial programado para marzo

Por Publinews

Foto: Kevin Cordón Foto: Kevin Cordón

El Abierto de Perú, que en abril del año anterior se disputó en Lima, marcó un antes y un después para la carrera, y principalmente la vida, de Kevin Cordón, quien sin duda tiene en su favor el palmarés para ser calificado como el mejor jugador de bádminton que Guatemala ha tenido en su historia y, en ese momento, como el mejor del continente.

En la disputa del título contra el cubano Osleni Guerrero (un viejo conocido al que venció en las finales de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y en el Campeonato Panamericano de 2012 de Lima), una desafortunada acción terminó con una ruptura de ligamentos en su rodilla izquierda, la cual marcó su camino al quirófano y el inicio de una dolorosa y larga recuperación, que continúa en la actualidad en su etapa final.

En este espacio, la falta de actividad competitiva propició una fuerte caída hasta el puesto 300 del ranquin de la Federación Mundial (BWF) en el que alguna vez estuvo entre los 25 mejores.

Sin embargo, este no fue el golpe más duro de asimilar para Cordón, de 27 años, quien poco después de la lesión sufrió la muerte de hermano Mario en un accidente de tránsito.

La serie de sucesos tristes fue algo muy difícil de superar para el seleccionado, quien confiesa haber tenido que pasar un tiempo en soledad para redireccionar su carrera y, principalmente, su vida.

Luego de diez meses de inactividad y casi haber terminado la recuperación, ¿qué perspectivas tienes para tu tan esperado regreso?

Este será de los más importantes de mi carrera, tengo tres objetivos: el primero es que mi rodilla esté al cien por cien, que esté fuerte y que me dé confianza; el segundo es recuperar mi lugar en el ranquin mundial, porque no haber jugado torneos el año pasado me dejó sin posibilidad de ganar puntos y el tercero está en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz (en noviembre). Creo que este tiempo que tuve de descanso me ayudó a recargar las pilas al máximo.

¿Cual ha sido el aprendizaje más importante que te ha dado este tiempo afuera de las canchas?

Una de las cosas más complicadas fue haber estado acostado seis días a la semana, eso fue algo que me “mató” y que pocos días después, con la muerte de mi hermano, le dio más tristeza a mi vida. Fue muy duro pensar en que de la noche a la mañana todo se cayó para mí después de tantos años de entrenamiento y de experiencias. Soy de las personas que creen que las cosas pasan por algo y lo bueno de estas experiencias es levantarse.

Este no ha sido un partido por una medalla o una eliminatoria, sino contra la rodilla y tú mismo, ¿crees que ha sido el más fuerte de todos los que has jugado?

Sí, porque en el momento en el que sufrí la lesión los pronósticos eran malos, los médicos en Perú y aquí me decían que no había mucho por hacer, que la resonancia magnética había salido muy mal y que quedaría afuera del deporte. Gracias a Dios hay milagros que le permiten a uno tener segundas oportunidades y después de una muy buena operación y una buena recuperación, poco a poco he podido vencer esta lesión… este será el triunfo más importante de mi vida y salir de esto será una satisfacción grande para mi familia y para mí.

¿Sientes que una experiencia como esta te faltaba para crecer más, principalmente como persona?

En el momento que las cosas pasan uno no tiene la capacidad de entender por qué pasan, para mí la vida se cayó en una semana, pero luego tuve tiempo para pensar en lo que había hecho, lo que me faltaba por hacer y en las pequeñas cosas. Este es mi gran reto y el partido más fuerte que ahora estoy venciendo.

Fernando Ruiz

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo