¿Un techo o la vida?

A raíz del derrumbe de gran magnitud ocurrido en carretera a El Salvador Publinews consultó el Plan de Ordenamiento Territorial lo cual dejó en evidencia que no en todos los casos se aplican las normas.

Por: Publinews

Foto: Conred Foto: Conred

Debido al derrumbe que ocurrió en el kilómetro 10.5 carretera a El Salvador el 24 de octubre pasado, Publinews investigó acerca de los reglamentos para construir y las zonas rojas que incrementan la posibilidad de un desastre.

Guatemala es un país vulnerable a los fenómenos naturales debido a su posición geográfica y a las cercanías con las franjas tectónicas. A pesar de que existen normas de construcción, algunas personas hacen caso omiso de ellas.

“Las municipalidades de cada departamento son las encargadas de ver las zonas rojas y de indicar a las personas los riesgos de construir. Nosotros trabajamos con ellos para verificar las normas de reducción de desastres, ellos nos solicitan un análisis y llevamos a cabo el plan de ordenamiento”, afirmó David de León del departamento de Comunicación de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) .

Tal es el caso del desprendimiento que ocurrió en carretera a El Salvador y que afectó el tráfico vehicular por una semana debido a que la propietaria rebasó los límites  que la Municipalidad de Santa Catarina Pinula le había concedido.

En el país existen varios lugares que son catalogados como zonas de desastres, según la Conred, aunque son las distintas municipalidades las que verifican y tienen los datos exactos de los mismos.

La Municipalidad de Guatemala  con el “Plan de Ordenamiento Territorial” establece la caracterización territorial del municipio distribuida en seis zonas generales conocidas bajo la denominación de zonas G (G0, G1, G2, G3, G4 y G5).

Esta  división depende de las características naturales que cada área tenga en cuanto a topografía y orografía, y las características urbanas determinadas por la relación de cada  predio con vías del sistema vial primario.

“Cuando se desea fraccionar o desarrollar un proyecto de construcción mayor a una hectárea se requerirá la formulación de un Plan Parcial en el cual se asignarán zonas G y se definirán áreas de servicio público. En estos casos no se podrá otorgar ninguna autorización municipal sin la aprobación del Plan Parcial”, afirmó Rocío Penados, de la unidad de información de esa institución.

¿Qué es un desastre?

Erick Jaramillo, bombero voluntario, indicó que “un desastre es un evento que causa calamidad, puede ser repentino o previsible y que trastorna el funcionamiento de la sociedad”.

Así mismo aseveró que puede causar pérdidas humanas, materiales, económicas y ambientales.

Los desastres se dan por tres condiciones:

  • Que las personas vivan en lugares peligrosos por ejemplo cerca de un volcán activo, en laderas con peligro de deslizamientos, o cerca de ríos caudalosos que se pueden desbordar.

  • Que ocurra un fenómeno extremo, ya sea natural o causado por ciertas actividades humanas.

  • Que este fenómeno provoque muchos daños, particularmente en aquellos lugares en donde no se ha tomado ninguna medida para prevenirlos.

La alcaldía  elaboró un reglamento que consta de 193 artículos que rige todas las actividades de construcción, ampliación, modificación, reparación y demolición de edificaciones que se lleven a cabo en la ciudad de Guatemala y dentro del área de influencia urbana.

El objetivo de “El Reglamento” es salvaguardar la vida y la salud de las personas y asegurar el buen uso y ocupación racional del terreno.

“Las familias de pocos recursos económicos muchas veces ocupan zonas de alto riesgo alrededor de las ciudades, porque no tienen suficientes opciones para elegir lugares más seguros”, indicó Alberto Gáldamez, ingeniero industrial.

Así mismo la Conred fabricó, por medio de acuerdo ministerial, un documento que contiene las normas de seguridad estructural de edificaciones y obras de infraestructura.

“Estas normas deben de conocerlas los ingenieros industriales y los profesionales en construcción para que no se construyan viviendas y edificios en áreas de riesgo o vulnerables”, añadió De León.

La vulnerabilidad

Es la incapacidad para resistir cuando se presenta un fenómeno amenazante, o para reponerse después de que ocurrió un desastre.

“Construir casas en lugares de alto riesgo nos hace más vulnerables. Por ejemplo, si vives demasiado cerca de un río y la gente ha estado botando basura en él, de modo que la corriente se estanca, tu casa y tu familia estarán más vulnerables a las inundaciones”, añadió el ingeniero Galdámez.

Galdámez también dijo que no se puede evitar que ocurra una tormenta o un sismo, aunque es necesario prevenir.

“Guatemala es un país expuesto a que fenómenos naturales ocurran seguido, pero en la mayoría de los casos es la negligencia de las personas, muchas veces rompen las reglas y construyen a sabiendas de los riesgos”.

Luisa María Godínez

Loading...
Revisa el siguiente artículo