Principal reto del nuevo fiscal es rescatar la credibilidad de Cicig

El nuevo jefe de la Cicig, que se inauguró en el cargo el pasado 1 de octubre, trae consigo una experiencia de más de 20 años en las instituciones judiciales de Colombia

Por Publinews

Foto: EFE Foto: EFE

Rescatar la credibilidad de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) ante los ojos de los guatemaltecos será la principal misión del fiscal colombiano Iván Velásquez, quien recién llegó al país para dirigir esta instancia de las Naciones Unidas.

Velásquez “es consciente de que le tocará navegar contra corriente”, pero “si aceptó el reto es porque cree que podrá hacer”, dijo a Efe un español que forma parte de esa comisión que inició sus operaciones en 2007 y que concluirá su período en 2015 y que habló a condición de no ser identificado.

El nuevo jefe de la Cicig, que se inauguró en el cargo el pasado 1 de octubre, trae consigo una experiencia de más de 20 años en las instituciones judiciales de Colombia, en donde participó en el combate de los más sangrientos carteles del narcotráfico, y de los grupos paramilitares de extrema derecha de su país.

En los próximos dos años, que es el plazo que le queda a la Cicig para que concluya su mandato, y por lo tanto su existencia, Velásquez deberá reivindicar el papel de la ONU en misiones de esa naturaleza, el cual es considerado como “un fracaso” por los sectores guatemaltecos que han visto afectados sus intereses como consecuencia de sus acciones.

Políticos y líderes de opinión de derechas, abogados y jueces acusados de prevaricación y promotores de la impunidad por los anteriores jefes de la Cicig, así como personajes que se han visto afectados por las investigaciones de esa instancia, mantienen una permanente campaña de desprestigio en su contra.

El magistrado español Carlos Castresana, jefe de la comisión durante sus primeros tres años de vida y el fiscal costarricense Francisco Dall’Anese, quien lo sustituyó en 2010, “salieron por la puerta de atrás” y “han sido los principales promotores de la impunidad”, dijo el jueves a los periodistas el político Alejandro Giammattei.

El político y exfuncionario del Gobierno de Óscar Berger (2004-2008), fue absuelto por un tribunal penal tras permanecer dos años en prisión, por las acusaciones que le hizo la Cicig de haber integrado una estructura ilegal dedicada a la “limpieza social” de delincuentes.

En las dos semanas que lleva al frente de la comisión, Velásquez ha desarrollado una apretada agenda de reuniones con las autoridades del país y los sectores sociales relacionados con la justicia, y muy escasos y escuetos encuentros con la prensa local.

En uno de estos, el viernes, tras entrevistarse con magistrados de la Corte Suprema de Justicia, puso en duda un informe publicado por Dall’Anese en noviembre del año pasado en el que acusó a 18 jueces de “fomentar la impunidad” y pidió que fueran procesados.

En el denominado informe “Los jueces de la impunidad”, la Cicig acusó a los letrados de “fomentar la impunidad con fallos a favor de grupos criminales y corruptos, dictar fallos contrarios al derecho y favorecer a las redes criminales”.

Según Velásquez, ese informe “ha generado contradicciones porque en muchos de los casos se actuó por rumores e informaciones no verificables y de difícil verificación”.

El jefe de la Cicig no precisó en base a qué informaciones le restaba validez al informe de Dall’Anese, pero aseguró que este se hizo “sin tener una prueba real de las actividades delictivas que pudieron ser atribuidas a los jueces”.

Además, dijo que analizará el mandato de la comisión para determinar “de qué manera” encajaron alguna de las acciones que sus antecesores desarrollaron en el pasado, y redoblará esfuerzos para “restablecer” las relaciones entre esa instancia y el Poder Judicial, que fueron afectadas por dicho informe.

EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo