Gobernación lanza gran operativo para capturar a capo

El ministro comentó también que pidieron apoyo de las autoridades federales de México y estatales de Chiapas, para evitar una eventual huida de Villatoro hacia ese país

Por: Publinews

Foto: SCSG Foto: SCSG

Unos 1 mil efectivos de la Policía y del Ejército de Guatemala formaron un grupo para capturar al presunto capo guatemalteco Eduardo Villatoro, alias Guayo, presunto líder de la banda que masacró a ocho policías y responsable del secuestro y posterior muerte de un jefe policial en el oeste del país, informó una fuente oficial.

“Le hago un llamado (a Villatoro) para que salga a un lugar en donde esté la Policía, porque no vamos a retirarnos hasta que no demos con él. Será por las buenas o por las malas”, afirmó el ministro de Gobernación, Mauricio López, a periodistas.

El ministro comentó también que pidieron apoyo de las autoridades federales de México y estatales de Chiapas, para evitar una eventual huida de Villatoro hacia ese país.

El pasado 13 de junio ocho policías fueron asesinados en el interior de una comisaría en el municipio de Salcajá, Quetzaltenango, unos 200 km al oeste del país. Además secuestraron al jefe policial, César García, cuyos restos desmembrados fueron localizados una semana después.

Hasta el momento han sido capturados once integrantes de la banda, incluida la persona que supuestamente descuartizó a García, como parte de las acciones de la llamada operación Dignidad.

La operación abarca el oeste del país, pero principalmente el departamento de Huehuetenango, a unos 350 km de la capital y fronterizo con México, donde opera la banda de Villatoro asociada a cárteles mexicanos.

“Quiero mandarle un mensaje a Guayo (Villatoro) y decirle que lo mejor que le queda es entregarse. Realmente la situación (…) en el área no le va a permitir escapar a la justicia. Que venga a presentarse ante un juez y que lo haga por su familia”, insistió López.

“Es mejor que se entregue para que garanticemos su integridad física. Está nuestra mejor gente del Ejército y la Policía, no hemos cambiado el dispositivo y lo vamos a rastrear hasta que demos con él, así que es mejor que no alargue esto y asuma su responsabilidad”, puntualizó.

“No tiene escape, él es el único que está pasando hambre, sed y desvelándose. Es mejor que se entregue”, enfatizó López.

Guatemala vive una ola de violencia que deja más de 6.000 muertos cada año, uno de los índices más altos de Latinoamérica.

Las autoridades estiman que cerca del 50% de las muertes violentas en Guatemala están asociadas a la actividad del narcotráfico y a la lucha entre pandillas o “maras”.

AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo