Claudia Paz y Paz: “No había un norte”

Es la primera Fiscal General de la República. Han pasado dos años desde que asumió el cargo. La captura de capos, perseguir a militares acusados de desapariciones forzadas y aumentar la eficiencia en la investigación de delitos contra la vida son su carta de presentación.

Por: Publinews

La fiscal recibió a Publinews en su oficina de la zona 1, en un tono calmado respondió una a una las interrogantes que le fueron formuladas. Aquí un extracto de la entrevista.

¿Cuál es el balance de su gestión en estos dos años?

Ha sido positivo, ha habido avances importantes.

¿Qué tipo de avances?

Hemos aumentado posesiones, criterios de oportunidad, suspensiones, lo que llamamos salidas positivas. Hemos activado la persecución penal estratégica.

¿Algunos ejemplos?

Uno contra la pandilla 18 y otro con la Mara Salvatrucha. En uno logramos capturar a 127 personas, acusadas de 271 muertes violentas y el otro 50 imputadas de 259 hechos.

Usted ofreció reducir los índices de impunidad. ¿Lo ha logrado?

Sí, reducir sí, pero hay que mejorar. En la fiscalía de la vida había una cifra terrible: el 5% de efectividad y 95% de impunidad, y ahora tenemos un 29% de efectividad. Esperamos subir más.

¿Cómo lo han logrado?

Por los cambios de metodología, de organización en las fiscalías, revisión constante del trabajo y más acceso a medios científicos de prueba.

Ofreció también evaluar el desempeño laboral. ¿Cómo ve esta situación?

La evaluación de desempeño es de nuestras mejores herramientas, porque permite ver a fiscal por fiscal, su rendimiento, con criterios claros para que sepan qué es lo que vamos a valorar positiva y negativamente. ¿Cómo lo encontré? – suspira – Era muy duro, estaban desmotivados, con tanto cambio de fiscal no había un norte. Eso ya no ocurre, pero hay fiscalías que deben mejorar.

¿Cuáles necesitan mejorar?

En tres departamentos tuvimos que cambiar a los fiscales, Alta Verapaz, Baja Verapaz, que falleció el titular, y Suchitepéquez, para dar mejores resultados. Hay que ir al interior para fortalecer el trabajo.

¿Por qué?

Porque las estructuras del crimen organizado son más fuertes y hace más difícil la labor. De alguna forma, en la ciudad, hay más condiciones de seguridad.

¿Cómo se siente ser la primera mujer en el puesto?

Bien. Lo duro del trabajo es vencer muchas barreras entre hombres y mujeres, trabajamos en eso. Yo fui docente de muchos fiscales y quizá eso me ha ayudado.

¿Qué es lo más problemático? ¿El rechazo a recibir sus órdenes?

– Ríe – Eso no ha pasado, es una institución jerárquica, pero no sé qué tan cómodos se sentirían los fiscales de tener una jefa mujer.

“Forbes” y “Newsweek” la ubican como una de las mujeres más influyentes en el mundo. ¿Qué piensa?

Es muy importante porque es un reconocimiento al trabajo de todos los fiscales.

Mujeres indígenas de Alta Verapaz han agradecido su apoyo en investigación de desapariciones forzadas. ¿Por qué llevar militares a proceso?

Los familiares de las víctimas tienen derecho a la justicia, a saber dónde están sus seres queridos y cerrar el duelo. Con las exhumaciones en Alta Verapaz lo más importante es que se logra satisfacer ese derecho. No todos los casos son de mi época, pero cumplimos con investigar estos hechos como cualquier otro. Es nuestro mandato.

Todo esto ha generado revuelo, la demandaron, la acusaron de guerrillera. ¿Qué cree?

Nunca he participado en ningún partido político y siempre he sido defensora de los derechos humanos. Esas campañas, afines a los perpetradores, de deslegitimar a los funcionarios, porque es la obligación, sea quien sea, tienen por objeto ganar por los medios lo que no hacen en los juicios.

¿Cómo ha sido la relación con el presidente Otto Pérez si toma en cuenta que es militar?

Buena. Ha sido muy respetuoso con la autonomía, ha brindado apoyo y ha aumentado el presupuesto.

¿Se reúne con él a menudo?

No tan frecuente, pero sí, para coordinar el trabajo con Gobernación.

¿Cuáles son las mayores amenazas?

Las vinculadas al crimen organizado, en especial los que investigan a narcotraficantes. Hay amenzas.

¿Qué la frustra?

Tratar de no frustarme. – Ríe – El tiempo que pasa tan rápido, ya llevo dos años y hay tanto que hacer.

¿Y si tuviera la oportunidad de seguir?

– Ríe – Ahora debo terminar estos cuatro años.

POR RAÚL BARRENO CASTILLO

Más detalles

Claudia Paz tiene 47 años. Tomó posesión el 10 de diciembre de 2010.

• Abogada y notaria. Egresada de la Universidad Rafael Landívar.

• Dos doctorados. En Derechos Humanos, Derecho Penal, en Salamanca, España, con el apoyo de la Cooperación Española.

• Socia fundadora. Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales.

• Profesora de posgrado. Univesidad de San Carlos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo