Richard Branson, editor invitado de Publinews

El magnate de la marca Virgin se sienta con Publinews para hablar de empresas, sexo, drogas y cómo cambiar el mundo. “Mientras más pasa el tiempo, más ideas radicales se me ocurren”.

Por Publinews

“Hola, un placer conocerlo”, dijo Richard Branson, mientras extendía el dedo índice en lugar de su mano. Llevaba los dedos meñiques envueltos en vendas y hacía muecas de dolor.

Dos días antes, el fundador del grupo Virgin, uno de los hombres más ricos del mundo y famoso por su osadía, estableció un récord mundial al atravesar, a sus 61 años, el Canal de La Mancha en kitesurf  (El día anterior, su hijo Sam estableció el récord  mundial de velocidad, de todas las edades).

A pesar de este esfuerzo, ya está de regreso en la oficina de Londres con la agenda llena de compromisos. Se escucha su voz resonar por los pasillos.

El grupo Virgin, fundado por Branson en 1966, integra innumerables empresas, entre estas de aerolíneas, submarinos y una nave espacial, además de gimnasios, organizaciones benéficas y una productora de cine.

También ha ayudado a fundar organizaciones destinadas a salvar el planeta, por ejemplo The Elders, un grupo que incluye a personalidades como Nelson Mandela y Desmond Tutu, dedicado a resolver conflictos alrededor del mundo.

Cuando no está trabajando, Branson piensa, bastante  por cierto, en Necker, su isla privada. ¿Dónde? En las Islas Vírgenes. Sus diversos intereses tienen algo en común: la ambición sin medida.

¿Empezamos? Felicidades por romper el récord mundial el domingo pasado.

– Muchas gracias. ¿Le gusta el kitesurf? Me temo que a todos mis empleados les tiene que gustar el kitesurf,  de otra manera perderían su trabajo. Por cierto, ¿cuándo seré su jefe?

Recién en octubre. Aún no le han dado el trabajo. Piense que esta conversación es como una entrevista de trabajo.

– Muy bien. De acuerdo. (Risas).

Mientras que usted rompía el récord mundial, yo tuve que abandonar una carrera de10 kilómetros. ¿Cuál es la diferencia entre usted y yo, además de los miles de millones?

– Bueno, tengo una corazonada, acabo de conocerlo y, sin embargo, dudo de que exista una gran diferencia entre los dos porque usted sale a correr10 kmen una mañana de domingo. Usted es de los que piensan: “Voy a vivir la vida al máximo, voy a intentarlo”. La visión que tengo de la vida es que prefiero decir sí a decir no para ver de lo que soy capaz. Si mis hijos dicen que van a atravesar el Canal de la Mancha en kitesurf, yo no quiero quedarme atrás. Quiero hacerlo con    ellos. Es fantástico para mantenerse en forma y ver hasta dónde puedo llegar.

Algún día va a morir, ¿lo estimula?

– Creo que pensar en la muerte es contraproducente… no me gusta pensar en cosas negativas, y para mí la muerte es algo negativo. Intento sacar lo mejor de cada situación en la vida. Pensar en la muerte puede llevarlo a preguntarse qué sentido tiene hacer ciertas cosas.

No obstante, la muerte es una realidad. Aunque sea optimista, debe enfrentar la realidad, especialmente como hombre de negocios…

– Si es una persona optimista, puede lograr buenos propósitos, puede realizar sus deseos. Pero de igual manera, si es pesimista, puede hacer que sus peores temores se cumplan.

Fui criado para ser un hombre optimista, para ser una persona positiva. Me gusta rodearme de gente positiva. Me encanta pensar que nada es imposible. Mientras más vivo, más ideas radicales se me ocurren.

Por el lado aventurero, hemos intentado llegar hasta el fondo del océano en un submarino o viajar al espacio en una nave, ambos grandes desafíos tecnológicos. Casi he logrado realizar estos dos sueños, y ahora estoy pensando en establecer nuevos retos que impliquen un mayor desafío.

¿Podremos encontrar una cura para el cáncer de mama o el cáncer de próstata? ¿Podremos encontrar una cura para la diabetes? ¿Lograremos que los mejores científicos del mundo piensen no solo en llevar a la gente al espacio, sino además en encontrar la cura de estas enfermedades?

¿Alguien lleva sus tarjetas de crédito?

– Sabe, lo divertido de hacer dinero o tener éxito es que nadie me deja pagar nada. Digo cosas como: “He ganado algo de dinero, ¡quiero pagar!” Y la gente dice: “No, no, no, por supuesto que no”. Entonces…

Bueno, pero lo que quería decirle era que su billetera es más grande que la mía y que usted tiene más dinero que todos nuestros lectores. Y muchas veces, fundar o apoyar una causa social es costoso. ¿Qué puede hacer una persona normal?

– Primero que todo, tiene que analizar de qué se trata el negocio. Ojalá sea algo que mejore las condiciones de vida de los demás. Si va a dedicar su vida a emprender un negocio, más vale que sea para algo positivo. Porque si sirve para algo positivo, es probable que genere ingresos. Y, si produce beneficios, será maravilloso gastar un poco de este dinero o del tiempo de las personas que lo rodean ayudando a resolver algunos de los problemas del mundo.

Claro, pero es complicado, ya que los productos más demandados por la sociedad como la fabricación de un iPod tienen un fuerte impacto ambiental. ¿Usted tiene un iPod?

– Tengo un iPad. ¡Mi huella ambiental es elevadísima! Tengo 400 aviones, una compañía espacial, 100 trenes, 100 ferrocarriles y así sucesivamente.

Por lo tanto, es probable que tenga una de las peores huellas de carbono del mundo. Sin embargo, la utilidad que generan todas estas compañías que perjudican el medioambiente la destinamos al desarrollo de combustibles limpios y estamos a punto de triunfar en ello.

Además, contamos con la iniciativa empresarial Carbon War Room, una organización sin ánimo de lucro que pretende eliminar millones de toneladas de las emisiones de Co2. De ninguna manera hemos logrado equilibrar la balanza, pero lo estamos intentando. No creo que dejar de comprar un iPad sea la mejor solución a los problemas ambientales. La respuesta está en las nuevas tecnologías.

Usted quería que esta edición global del periódico “Metro” se dedicara al tema de la legalización de las drogas. Si se descriminalizaran, ¿destinaría una parte de Virgin a vender drogas u opiáceos?

– He decidido no invertir en los usos medicinales de la marihuana, dado que formo parte de la Comisión Global de Políticas de Drogas, es por eso que intento ver el tema de las drogas desde la perspectiva de un problema de salud pública en lugar de un problema de criminalidad. Debido a que el 100% (de la Comisión) considera que es la forma correcta en que se debe tratar el tema, así como el resto de los comisionados de drogas. Claramente, la guerra contra las drogas ha sido un verdadero fracaso. En cambio, en los países donde se considera como un problema de salud pública lo han resuelto en gran medida: por ejemplo, en Portugal el Estado proporciona agujas limpias y metadona. Y funciona. Pero, como hombre de negocios, he decidido que sería poco prudente participar. Sería un comisionado parcial, perdería credibilidad.

Si hubiera traído marihuana. ¿Fumaría?

– Bueno, indudablemente lo haría, me lo fumaría en este mismo momento, pero me desmayaría, ya que a duras penas tengo fuerzas para hablar después de haber cruzado el Canal de la Mancha en kitesurf. Pero en lo que a mí respecta, y esto también se lo he dicho a mis hijos, me molestaría mucho si empezaran a fumar cigarrillos, porque no quiero que se jodan el cuerpo, en cambio si ocasionalmente se fuman un porro, no me disgustaría con   ellos. Así que, algún día, usted   y yo nos fumaremos un porro.

Tal vez cuando trabaje con nosotros como editor invitado.

– Sabe, realmente creo que la  corriente (hacia la legalización de las drogas) está tomando impulso. En México el anterior presidente, quien había librado una guerra contra las drogas, perdió las elecciones. Colombia acaba de legalizar la marihuana en pequeñas dosis. Mi hijo está produciendo un documental que se titula “Taboo”, una gran película sobre el tema. Y, curiosamente, si quieren, si están pensando en la circulación del periódico, encontrarán que tratar el tema de las drogas es de gran impacto.

De acuerdo, le enviaremos un listado para trabajar en algunas ideas.

– Esto significa poner al periódico en posición desafiante, ¡pero qué demonios! Podríamos contar lo que está sucediendo en Portugal, Suiza y Alemania. Podría pedirle al expresidente Cardoso, de Brasil, y al exmandatario Carter que escribieran un artículo.

¿Todos los miembros de la organización The  Elders están a favor de la legalización?

– Casi todos. Cardoso, el exmandatario brasileño, quien preside la Comisión, es miembro.

Loading...
Revisa el siguiente artículo