Espectáculos

El guatemalteco Nelson Carreras pone a bailar a los jueces de hierro

Después de las críticas fuertes que han recibido los alumnos de La Academia, el cantante nacional hizo sonreír al jurado y recibió los mejores comentarios.

nelson carreras nelson carreras

Sin duda el segundo concierto de La Academia trajo muchas sorpresas, y una de las que más agradó a los jueces fue la participación de Nelson Carreras, el representante de Guatemala.

PUBLICIDAD

El cantante nacional subió al escenario junto a Mariana para interpretar la canción “Felices los 4”, de Maluma; sin embargo, él lo hizo en versión salsa.

Su aparición la hizo detrás del panel de jueces, luego pasó al frente y con una sonrisa siguió con la canción, pero lo que más llamó la atención es que después de tanta tensión, él puso a bailar a Lola Cortés y Arturo López Gavito, quienes son considerados los jueces de hierro.

Incluso, ambos fueron los que recibieron mejores comentarios: “Así se hace”, dijo Cortés. Mientras que Ana Bárbara señaló:

  • “Salvaron la noche, Guatemala presente firme, cada vez mejor, muy bien mi niño. Nelson, muy bien”.
  • Por su parte, Gavito felicito a Nelson señalando el gran cambio que tuvo del primer concierto al segundo: “Hoy llegaste a partir plaza como un rey”.

LA redes sociales también mostraron su apoyo al representante de Guatemala.

PUBLICIDAD

Conoce al cantante

Nelson Carreras, quien con tan solo 21 años, logró pasar todos los filtros para formar parte del reality show de TV Azteca.

Cabe destacar que el joven nació en tierras cubanas y su mamá es de origen guatemalteco.

“Me considero una persona perseverante”, afirmó Nelson en una entrevista que le realizaron durante el programa. Cabe destacar que Carreras llegó a Guatemala cuando tenía 14 años, luego de que sus padres decidieran separarse.

nelson-carreras-representante-guatemala-la-academia-20-anos-1024x683.jpg

Sin embargo, el proceso de adaptación para Carreras no fue nada fácil, lo que lo llevó a sufrir un problema de salud muy grave.

En ese entonces, padecía de desnutrición. “Yo solo comía en las noches un ricito o un vaso con algo”, explicó el joven. Pasaron los años y el cubano decidió enfocarse en la música, en la que encontró un gran refugio.

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último