VIDEO. El emotivo "Sí, acepto" de la boda de Edwin Luna y Kim Flores

El sacerdote dio la bendición al nuevo matrimonio, mientras Edwin Luna se ahogaba en lágrimas y Kim Flores sonreía felizmente.

Por Yuly Pérez

La boda de Edwin Luna era esperada por todos sus seguidores. Finalmente, El cantante llegó esta noche a la Catedral de Metropolitana de Monterrey acompañado por su mamá.

Luego, ingresaron las damas ataviadas con un vestido rojo. Todas son amigas de la guatemalteca Kim Flores.

boda de Edwin Luna y Kim Flores Captura de pantalla

Un dato curioso son los tres ramos que la novia llevó. Esto es debido a una tradición mexicana. Uno se lo entregó a su abuelita.  El segundo se lo dejó a la Virgen María. Y el tercer ramo es el que lanzará en la fiesta.

El vestido fue un diseño exclusivo con piedras Swarovski. El velo era de más de tres metros de largo.

Cuando Kimberly ingresó al templo, Edwin Luna comenzó a llorar. Las abundantes lágrimas eran perceptibles en la transmisión en vivo de TV Azteca Uno. El padre de Kim, Roberto Flores, la esperó en el altar, la tomó de la mano y la entregó a Edwin Luna.

"Marido y mujer"

El acto litúrgico inició. Durante las lecturas, se observó a Kimberly muy emocionada, que hasta un par de lágrimas rodaron por sus mejillas.

"Qué hermoso gesto es cuando el hombre y la mujer se comunican con Dios", así dio inicio el sacerdote a su homilía.

Después, se dio paso al rito del sacramento del matrimonio. Ambos dijeron sus votos frente a Dios y sus invitados.

Edwin Luna estaba ahogado en lágrimas y la voz se le cortó varias veces mientras veía fijamente a Kim Flores.

  • Edwin: "Yo, Edwin Arturo Luna López, delante de Dios te acepto a ti, Kimberly Flores, como mi esposa. Prometo serte fiel en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad.  Y amarte y respetarte todos los días de mi vida".
  • Kim: "Yo, Kimberly Flores, delante de Dios te acepto a ti Edwin como mi esposo. Prometo serte fiel en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad. Y amarte y respetarte todos los días de mi vida".

Con la bendición de Dios

Luego de aceptarse mutuamente, la pareja pasó a la imposición de los anillos. Posterior se transfirieron las arras. Y finalmente, sus padrinos les colocaron el lazo.

El sacerdote los bendijo y pidió un beso y un abrazó pasa sellar su amor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo