Dos artistas ambulantes y no videntes presentarán su primera obra de teatro

Por primera vez en Guatemala se presentará un proyecto de la corriente “teatro no vidente”, con la puesta en escena de “La musa ciega”.

Por Mónica Ávila

En el marco de la celebración de la 14 edición del Festival de Junio, llega la puesta en escena de una pieza teatral única en Guatemala, se trata de la obra “La musa ciega”.

Protagonizada por dos artistas no videntes, el melodrama se presentará el sábado 2 de junio a partir de las 8 de la noche, en el teatro de cámara “Hugo Carrillo”, del Centro Cultural “Miguel Ángel Asturias”. El precio de la entrada es de Q50 y están a la venta en Todoticket.

El proyecto, que es dirigido por María Reneé Díaz, de la compañía teatral Actoris, está inspirado en la historia real de sus protagonistas, Lucy Gómez y Gerardo Matute, dos personas no videntes que hicieron realidad uno de sus grandes sueños: el formar parte de una obra de teatro.

“La mayoría de las personas, alguna vez, se han preguntado cómo es la vida cuando se está privado de la visa, pero muy pocas tienen la conciencia clara de la manera en que se puede percibir la realidad con está condición”, resalta Díaz.

La Musa ciega Mónica Avila

El proyecto nació hace más de un año con el objetivo de promover la inclusión de personas con discapacidad visual a través de las artes escénicas.

“Todo inició porque en la Escuela Superior de Arte de la Universidad de San Carlos de Guatemala nos dejaron un proyecto y se me ocurrió hacer ‘teatro no vidente’. Al principio fue muy difícil porque es algo que nunca se había trabajado en Guatemala”, comenta la directora del evento.

Los protagonistas

Los protagonistas, Lucy Gómez y Gerardo Matute, son una pareja de actores que se ganan la vida cantando canciones y declamando poemas en las calles y avenidas de la zona 1.

Por azares del destino, los nombres de los protagonistas llegaron a los oídos de la directora, a quienes les propuso formar parte de la pieza teatral.

“Don Gerardo grabó en su momento un disco con 30 poemas, en base a uno de ellos nació la inspiración de la trama de la obra”, explica Díaz.

Doña Lucy nació con discapacidad visual y su amor por la música comenzó a crecer durante su adolescencia, por lo que decidió aprender a tocar el acordeón y actualmente disfruta interpretar cumbias.

Nunca he sabido lo que es un color, un carro, el mar o cualquier cosa, nunca le he tenido miedo a la oscuridad”, comenta Gómez, quien a sus 57 años busca abrirse un espacio en la escena teatral.

Por su parte, Gerardo perdió la vista a los 60 años. “Cuando aún podía ver practicaba boxeo y tenía un taller de hojalatería, pero debido a mi ceguera tuve que dejarlo y comencé a recorrer las calles para poder sobrevivir”, rememora el protagonista.

Próximamente en el XIV Festival de Junio

A post shared by Actoris (@actorisguatemala) on

Fue hace dos años cuando Gerardo escuchó hablar de doña Lucy, por lo que decidió emprender la aventura de conocerla. “Cuando la fui a buscar, fueron tres cuadras de recorrido, pero lo sentí eterno, fue como naufragar en el mar, pero la encontré”, comenta lleno de emoción el actor.

Actualmente, la pareja tiene año y medio de estar casados y vivir juntos. “Todo fue una historia muy linda, estamos viviendo como un sueño”, explica Matute.

Sinopsis

La pieza teatral inspirada en el poema “Faro de luz”, se concentra en la historia de un hombre que recuerda su infancia y adolescencia.

Una mañana decide emprender un viaje en su barca, pero una tormenta en el mar lo hace cuestionarse sobre su vida y el mundo que lo rodea.

Todo cambia cuando se encuentra a una diosa, que es la musa del arte, ella le explica que su verdadero propósito de vida es el la expresión artística, por lo que su vida tiene un giro completamente distinto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo