Escritor de “Trainspotting” afirma que: “Los libros nos permiten ver el horror sin tener que vivirlo”

El escritor escocés Irvine Welsh, autor de la novela "Trainspotting", habló con Publinews Internacional sobre su libro más reciente, "Dead Men’s Trousers (2018)" y reflexionó sobre el legado de sus anteriores creaciones.

Por Publinews Internacional

El escocés Irvine Welsh, autor de libros de culto como "Trainspotting" (1993), "Acid House" (1994), "Éxtasis" (1996), "Porno" (2002) y "Col recalentada" (2009), es conocido por sus temáticas de excesos, crítica social e irreverencia.

Su libro más mediático es "Trainspotting", que en 1996, el cineasta Danny Boyle lo llevó a la pantalla grande con actuaciones de Ewan McGregor, Ewen Bremner, Jonny Lee Miller, Kevin McKidd y Robert Carlyle.

A sus 59 años piensa en muchas cosas, menos en parar de escribir. Publinews Internacional conversó con él.

Cuéntanos de "Dead Men’s Trousers", muchos creen que es el último de los libros de la línea de "Trainspotting", ¿es cierto?

Eso creo, sí. Ahora veo a estos personajes como historias individuales, ya no creo que puedan volver a ser una pandilla. Bueno, en realidad nunca lo fueron desde el primer libro, de hecho, en "Porno" ya eran más rivales que amigos.

En este libro están tratando de reconciliarse y ser amigos de nuevo, y lo logran en cierta medida, pero ya no son tan cercanos, no se conocen tan bien. Así que, la verdad, me cuesta volverlos a ver como una pandilla. Uno de ellos muere, pero no te diré quién es.

Irvine Welsh Irvine Welsh conversó con publinews acerca de su último libro: "Dead Men"s Trousers". / Foto: Publinews Internacional

Eso dicen, se rumora que es Begbie quien morirá…

¡No puedo decirlo! (risas)

De cierta forma, retrataste cosas de su vida en estos libros, ¿sientes que has crecido con tus personajes?, ¿han envejecido juntos?

Creo que he envejecido mejor que ellos (risas). Algunas personas no estarían de acuerdo conmigo, pero creo que de verdad me ha ido mejor que a ellos, aunque eso no es tan difícil, considerando el estilo de vida que llevan (risas).

De todas formas, siempre trato de que la ficción sea más dramática que la vida real.

Mucha de tu literatura se ha llevado al cine, ¿por qué crees que tus libros son tan cinematográficos?

Creo que es porque los personajes de los libros son extraordinarios y hay muy buenos actores. Con personajes tan memorables siempre hay actores que quieren interpretarlos y eso le da nivel al casting, así que puedes apuntarle a tener lo mejor de lo mejor en cada película.

También creo que hay escenas muy visuales, muchos de los pasajes de los libros lo son y cuando también tienes eso encontrarás buenos directores dispuestos a crear la escena e involucrarse.

Eso atrae talento; si tienes buenos actores, directores, cinematógrafos, diseñadores y diseñadores de vestuario, obtienes muy buenas películas. Con esas condiciones es difícil tener una mala película.

#newfiction #irvinewelsh #bookstagram #bookshop #books

A post shared by The Book Lounge (@booklounge) on

Hablando de los personajes, ¿cómo son ellos el ejemplo de lo que se conoce como "masculinidad tóxica" en psicología?

Sí, creo que el asunto se remonta a la industrialización, en la que primaba la producción y la reducción de costos. Creo que con este modelo económico se creó una división de trabajo y unas jerarquías frente a las que naturalmente hubo una reacción.

La masculinidad tóxica busca preservar el poder del patriarcado, incluso si ya no hay una base real para ello. En los campos y en las industrias ya no se necesita este tipo de jerarquía, tampoco. Esa solía ser una estructura para conservar la productividad, pero creo que eso debería desaparecer.

Lo veo como un último grito de angustia en ciertos hombres.

Muchos de ellos también son vistos como marginales, y aunque se meten en situaciones en las que muchas personas no se meterían jamás (como dejar morir a un bebé durante un viaje de heroína), los lectores se pueden identificar con ellos, ¿por qué crees que es así?

Sí. Creo que a la gente le da curiosidad. Creo que todos nos identificamos con los errores que cometen y las consecuencias que vienen con dichos errores. Los libros nos permiten ver el horror sin tener que vivirlo, podemos ver la desgracia y sus consecuencias, sin tener que experimentarlo personalmente.

Eso da cierto confort. También pienso que por la forma en que está configurada la economía mundial y la forma en que se han desarrollado las sociedades, todos somos marginales, ¿sabes?, sobre todo por la forma en que los jóvenes tienen que sobrevivir en este mundo tan jodido.

Antes creía que era culpa de nuestra generación por dejar todo este desastre, pero creo que es un proceso estructural del desarrollo económico. Y aun así, estos son tiempos muy interesantes; 2008 fue terrible, por ejemplo. Ahora todo está volviendo a ser divertido.

Las drogas son uno de los temas centrales en su literatura, ¿qué opina de la guerra contra las drogas?

No existe tal cosa. La guerra contra las drogas es realmente la guerra contra la juventud. Es la guerra contra la población y los civiles.

Texto: Laura López/Publinews Internacional

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo