Sergio Ramírez dedica el Premio Cervantes a manifestantes "asesinados" en Nicaragua

El ganador del llamado Nobel de la literatura en español es un promotor incansable de las letras jóvenes.

Por Mónica Ávila

Sergio Ramírez se convirtió en el primer centroamericano en recibir el Premio Cervantes, el escritor nicaragüense dedicó el máximo galardón de las letras hispanas a la memoria de los manifestantes "asesinados" en las violentas protestas en su país.

Vistiendo un lazo negro en la solapa en señal de luto por los sucesos que han dejado 25 muertos, Ramírez comenzó su discurso de aceptación dedicando el premio "a la memoria de los nicaragüenses que en los últimos días han sido asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia".

Sergio Ramírez

Asimismo, honró "a los miles de jóvenes que siguen luchando sin más armas que sus ideales por que Nicaragua vuelva a ser República", en el acto realizado en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, localidad donde nació Miguel de Cervantes.

El escritor de 75 años, que afirmó en su discurso que los novelistas no pueden "cerrar los ojos" ante las realidades en América Latina, se refería a las violentas protestas y choques con la policía de los últimos días en Nicaragua, en contra de una reforma del sistema de pensiones.

Pese a haber abandonado la acción política en 1995 tras postularse sin éxito a las presidenciales en su país, Ramírez defiende que los escritores conserven sus ideales políticos y resistan el "poder arbitrario", algo en lo que insistió en su discurso tras recibir el Cervantes de manos del rey Felipe VI.

El rey de España destacó que Ramírez "se ha entregado por igual al compromiso con la lengua y con la ciudadanía" y cuando "su país lo precisó dejó las letras para abrazar una causa", en referencia a su adherencia al movimiento que derrocó la dictadura de Anastasio Somoza en 1979.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo