Clara de Tezanos: “Ser fotógrafa significa tener un gran poder en mis manos, una gran magia”

Publinews conversó con la fotógrafa guatemalteca Clara de Tezanos acerca de la importancia de su profesión en el país y de la muestra “Piedra-Padre, Universo”, que expondrá durante febrero.

Por David Lepe

Co-fundadora y directora del centro de fotografía contemporánea La Fototeca, y el Festival Internacional GuatePhoto, la guatemalteca Clara de Tezanos ha sido una parte importante de la promoción y movimiento de la fotografía contemporánea en el país.

Se ha dedicado a la creación, gestión, curaduría y docencia de la fotografía. “Veo la profesión de la fotografías en efervescencia y en un escenario muy emocionante”, expresa Clara.

“Me alegra poder evidenciar en el país, como la fotografía ha ido ocupando su lugar en las artes a velocidades luz a comparación en contraste a su historia”.

El 1 de febrero inaugurará la exposición “Piedra–Padre, Universo”, a las 19 horas, en La ERRE, vía 6, 2-60, en la zona 4, Ciudad de Guatemala. La entrada es libre.

Publinews habló con Clara acerca de las motivaciones, el análisis y los retos de la muestra “Piedra–Padre, Universo”, así como de su visión de esta profesión gráfica.

¿Cómo surge la idea de “Piedra–Padre, Universo”?

En el 2016, tuve el deseo de hacer un ejercicio de edición de un archivo fotográfico de 10 años, una lectura de todo mi archivo de negativos producidos del 2006 al 2016, escaneados, editados y reeditados.

Después, por medio de un ejercicio de lectura de imágenes y proceso de edición muy intuitivo con Alejandro Cartagena, un gran amigo y fotógrafo mexicano de gran trayectoria y editor, se logró encontrar un código y conexiones entre ellas llevando así la narrativa de un drama personal.

¿Cuántas fotografías se expondrán y cuál es el tema central?

La exposición presenta 24 fotografías, un poema visual que gira alrededor del goce de lo oculto en este existir, proyectando la presencia tácita de un padre, la infancia incrustada, el peso de los antepasados y el prisma como una síntesis hacia la inmensidad del universo.

¿En qué lugares se llevaron a cabo las fotografías?

En muchos lugares, incluso la muestra presenta imágenes de archivo de familia, retratos o pinturas que entrelazan mensajes, capas en una edición libre que se ven reveladas con la puesta en escena. El cuerpo de trabajo pudiera decirse que fueron momentos capturados la mayoría en el país y otras en viajes que tuve la oportunidad de documentar.

¿Cuáles fueron los principales retos para producir estas imágenes?

Poder definir una mirada de búsqueda en cada una de ellas, con el paso del tiempo… la misma interrogante se pronuncia en todas las imágenes de una manera muy incrustada y a la vez, libre.

¿Qué te gustaría que se llevaran las personas que visiten esta exposición?

Diferentes sensaciones, tanto como contagiarse un poco del drama que, creo, todos tenemos; el peso de nuestros antepasados, así como también que puedan reflejarse en su propia búsqueda hacia los misterios de esta existencia.

¿Para ti, qué significa ser fotógrafa?

Significa tener un gran poder en mis manos, una gran magia. La fotografía es un medio muy místico para mí, desde el momento que tomas una fotografía con rollo, existe un espacio intangible pero presente en ese momento, donde sabes que tomaste la imagen porque viste algo, pero la cámara pudo sentir eso que viste aún más allá de tu claridad.

El tiempo y la memoria son otras dos notas musicales en la composición.

¿Cómo ves la situación actual de la profesión de la fotografía en Guatemala?

En efervescencia y en un escenario muy emocionante. Me alegra poder evidenciar en el país, como la fotografía ha ido ocupando su lugar en las artes a velocidades luz a comparación en contraste a su historia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo