¿Migraña? Deshazte de los dolores con yoga

Las jaquecas son realmente molestas. Al final del día sientes que tu cerebro va a explotar, pero tienes dos caminos: tomar muchos medicamentos en un día o tratar esta secuencia de yoga aprobada por expertos. ¡Dile adiós al malestar!

Por: Publinews

Foto: Agencias Foto: Agencias

Perro boca abajo (con bloque)

a) Posición en el suelo con tus manos y rodillas. Pon tus rodillas directamente debajo de tu cadera y tus manos ligeramente delante de tus hombros. Extiende tus palmas, dedos índices paralelos y voltea los dedos de los pies hacia abajo.

b) Exhala y levanta tus rodillas. Mantén las rodillas ligeramente dobladas y los talones levantados del suelo. Alarga tu coxis lejos de la parte de atrás de tu pelvis y presiónalo ligeramente hacia el pubis.

Doblado de pie hacia el frente

a) Comienza en Tadasana, con las manos en la cadera. Exhala y dóblate hacia el frente desde la articulación de la cadera (no desde la cintura). Mientras desciendes, empata el frente del torso con la ingle y abre el espacio entre el pubis y el esternón superior.

b) Mantén las rodillas derechas (si es posible), lleva tus dedos de las manos al suelo, ligeramente enfrente o detrás de los pies. Ahora cruza tus antebrazos y mantén firmes los codos. Presiona los talones contra en el suelo.

c) Mantén la posición por un minuto. Presiona los talones firmemente en el suelo. d) No dobles la columna para regresar. Lleva tus manos hacia su cadera y reafirma la longitud en el torso. Presiona tu coxis hacia abajo en tu pelvis y regresa en una inhalación.

Cabeza hacia la rodilla

a) Siéntate en el suelo con los glúteos levantados y las piernas rectas enfrente de ti. Inhala. Dobla tu rodilla derecha y empata el talón hacia atrás con el perineo. Descansa tu planta del pie derecho contra tu muslo interno izquierdo y extiende la pierna derecha en el suelo, con la pantorrilla en un ángulo recto con la pierna derecha.

b) Presiona tu mano derecha contra la ingle interna derecha, donde el muslo se junta con la pelvis, y tu mano izquierda en el suelo al lado de la cadera. Exhala y gira el torso ligeramente hacia la izquierda, levantando el torso mientras presionas hacia abajo – y en el suelo– el muslo interno derecho. Alinea el ombligo con la mitad de tu muslo izquierdo. Permanece ahí, usa una correa para ayudar a alargar la columna vertebral de manera uniforme.

c) Deja la correa y alcanza con tu mano derecha para tomar el interior de tu pie izquierdo, pulgar en la planta. Inhala y levanta el torso, presionando la parte superior del muslo izquierdo en el suelo y extendiendo a través de tu talón izquierdo. Usa la presión de tu mano izquierda para incrementar el giro hacia ese mismo lado. Alcanza con tu mano derecha la parte de afuera de tu pie. Con los brazos totalmente extendidos, alarga el torso frontal desde el pubis hasta el extremo del esternón.

d) Exhala y extiéndete hacia adelante desde las ingles. No te exijas demasiado cuando te dobles (de lo contrario encorvarás tu espalda y acortarás tu torso), mientras desciendes, dobla tus codos hacia los lados y aléjalos del suelo.

e) Extiende hacia adelante en un estiramiento confortable. El abdomen bajo debe tocar el muslo primero, la cabeza de último. Manténlo por lo menos un minuto. Levántate e inhala, y luego repite hacia el otro lado.

Doblarse hacia adelante

a) Siéntate en el suelo con tus piernas rectas frente a ti. Presiona activamente a través de tus talones. Impúlsate ligeramente hacia tu glúteo izquierdo, y tira de tus huesos con tu mano izquierda al sentarte recta sobre tu talón. Haz lo mismo en el otro lado. Gira el inicio de los muslos ligeramente y presiónalos hacia abajo en el suelo. Presiona a través de tus dedos en el suelo al lado de tu cadera y levanta el inicio del esternón hacia el techo mientras el inicio de los muslos desciende.

b) Empata el interior de las inglés hacia tu pelvis. Inhala y mantén el frente de tu torso elongado, inclínate hacia el frente desde la articulación de la cadera (no de la cintura). Alarga el coxis alejándolo de la parte posterior de la pelvis. Si es posible, toma los lados de los pies con las manos, pulgares en las plantas, codos completamente extendidos; si es posible, enróllate una correa alrededor de las plantas de los pies y mantén firme la correa. Asegúrate de que tus codos estén derechos, no doblados.

c) Cuando estés listo para ir más lejos, no con fuerza tira de tí mismo en la inclinación hacia adelante, alarga el torso en la pose, manteniendo la cabeza levantada. Si estás sosteniendo los pies, dobla los codos a los lados y levántalos del suelo; si estás sosteniendo la correa del zapato, aligera tu agarre y camina con las manos hacia adelante, manteniendo los brazos largos. La parte baja del abdomen debe tocar los muslos primero, luego la parte superior del abdomen, luego las costillas y la cabeza al final.

d) Con cada exhalación, levanta y alarga el torso ligeramente; con cada exhalación relájate un poco más, logrando más la completa inclinación hacia adelante. De esta manera, el torso se balancea y se alarga casi imperceptiblemente con la respiración. Eventualmente serás capaz de estirar tus brazos más allá de los pies en el suelo

e) Permanece en esa posición cerca de un minuto. Para regresar, levanta el torso alejándolo de los muslos y enderezando los codos si estaban doblados. Luego inhala y levanta el torso tirando el coxis hacia abajo y hacia la pelvis.

Romina McguinnesS / Publinews Internacional

plus@publinews.com.gt

Loading...
Revisa el siguiente artículo