Fallece Juan Formell, director de "Los Van Van"

Su salud se había quebrantado en los últimos años, por lo que compartía la dirección de "Los Van Van" con su hijo Samuel, baterista de la banda.

Por Publinews

AFP AFPLA HABANA, 2 mayo 2014 (AFP) – El compositor cubano Juan Formell, fundador y director de la popular orquesta “Los Van Van”, falleció el jueves en La Habana a los 71 años, enlutando a la música cubana cinco meses después de recibir el Grammy Latino a la Excelencia Musical.

“Ha llegado la triste noticia de la muerte del Premio Nacional de Música Juan Formell, una de las figuras más importantes de la cultura musical cubana del siglo XX y XXI”, dijo el Instituto Cubano de la Música en un comunicado, publicado este viernes por la prensa cubana.

Bajista, arreglista, compositor, cantante y director de la popular orquesta “Los Van Van” -la banda cubana más popular en las últimas cuatro décadas-, Formell falleció repentinamente de complicaciones hepáticas, según medios locales, que citan a la familia.

Su salud se había quebrantado en los últimos años, por lo que compartía la dirección de “Los Van Van” con su hijo Samuel, baterista de la banda.

En 1999 ganó el Grammy Latino por mejor interpretación de salsa con su disco “Llegó Van Van” y en noviembre de 2013 recibió el Grammy Latino por la Excelencia Musical, en una ceremonia en Las Vegas (Nevada, suroeste de Estados Unidos).

Formell “lleva consigo el más amplio arco iris de nuestros géneros en un estilo fundacional”, pero “también, una nación, un continente, un mundo que amó y enseñó a amar con su especial manera de hacernos pensar y bailar”, destacó el Instituto de la Música.

– Cantatas de homenaje en toda la isla –

Nacido en La Habana el 2 de agosto de 1942, comenzó como músico a los 15 años en 1957 en orquestas de cabaret. Su padre también era músico.

Tras la llegada de Fidel Castro al poder en 1959, integró la banda de música de la Policía Nacional Revolucionaria, y en 1968 saltó a los grandes escenarios como bajista de la conocida orquesta de Elio Revé.

A fines de 1969 formó “Los Van Van”, a los que mantuvo en la cima de la popularidad durante cuatro décadas.

Siguiendo su voluntad, sus restos fueron incinerados y sus cenizas serán expuestas este viernes en la tarde en el Teatro Nacional de Cuba, “donde todo nuestro pueblo puede pasar a rendirle merecido homenaje”, anunció el Instituto de la Música.

El sábado, una cantata “será protagonizada por músicos de todos los géneros, en los espacios más emblemáticos de todo el país”, agregó.

En La Habana, el homenaje se realizará en el Parque Trillo, en su barrio natal de Cayo Hueso, en el sector central de la ciudad, donde se encuentran los callejones de Hamel y el de Espada, espacios de creación popular.

“Fue una dicha desandar esas calles alrededor del callejón de Hamel y del callejón de Espada. Ahí se reunían Ángel Díaz, César Portillo. Verdad que en ese entonces era muy niño -tendría unos diez años-, y todavía no participaba, pero no permanecía indiferente”, había recordado Formell en una entrevista.

En Cuba recibió el Premio Nacional de Música en 2003 y la Orden Félix Varela, que otorgan el Instituto Cubano de la Música y el Ministerio de Cultura, respectivamente.

– “Me gusta estar en la calle…” –

La prensa cubana rindió homenaje al artista fallecido, que popularizó numerosos temas, entre ellos “Te traigo”, “Chirrín chirrán”, “Llegué, llegué”, “Que no, que no”, “El baile del buey cansao”, “Por encima del nivel”, “La Habana no aguanta más”, “Anda ven y muévete”, “Artesanos del espacio”, “La titimanía” y “El negro no tiene ná”.

“La cultura nacional se enlutece con la muerte del inigualable artista, querido y apreciado por el pueblo”, dijo el diario oficial Granma.

“El golpe es devastador. La cultura se resiente. La música está de luto, los amigos no saben qué decir ni qué hacer”, anotó el portal Cubarte, del Ministerio de Cultura.

En sus canciones estaban presentes dichos y giros del lenguaje popular cubano, como “la titimanía” (el gusto de los adultos mayores por conseguir parejas jóvenes) o “La Habana no aguanta más” (sobre la emigración desde las provincias a la capital), en las que a veces deslizaban, con humor y palabras sencillas, críticas sociales.

“Me gusta estar en la calle, porque allí aparecen las frases más ingeniosas. Y de una frase hago la historia y el montuno, fundamental, pues es lo que repite la gente y provoca al bailador. Esa es nuestra diferencia con la salsa de Nueva York o de Puerto Rico”, explicó en la entrevista.

Loading...
Revisa el siguiente artículo