No estamos preparados para el rol de ser padres

Los papás contemporáneos están cometiendo varios errores con muy buena fe, porque este papel en la familia no es fácil de asumir o de interpretar.

Por: Publinews

Foto. Agencias Foto. Agencias

Nadie nos enseña a ser padres. En la vida estudiamos para convertirnos en grandes profesionales, nos especializamos en diferentes áreas o aprendemos tareas que con los años vamos desarrollando y de la que vamos tomando experiencia. Pero ¿qué sucede cuando nuestro hijo nace y nos cambia por completo la vida? ¿Estamos preparados para afrontar este nuevo reto? ¿Sabemos el rol que ahora debemos tomar?

En entrevista con el licenciado en psicología Guido Aguilar este nos comenta que a la hora de tomar este nuevo rol en nuestras vidas cometemos varios errores, principalmente “cuando creemos que sabemos hacer bien el papel sin habernos preparado antes”.

Esto no quiere decir que fracasaremos en el intento, no. Pero a veces nos concentramos en estimular a nuestros hijos desde que están en el vientre, o a temprana edad nos olvidamos por completo de lo que viene a continuación.

“Asumimos que sabemos bien de que se trata porque creemos que educar como fuimos educados es, a lo mejor, la mejor enseñanza que tenemos. Pero esto es el primer error que cometemos”, menciona.

Pensar que nuestros padres nos convirtieron en grandes personas es un ejemplo, pero se nos olvida que a ellos les costó también ese papel. Que el camino no fue fácil para ellos y que tampoco estuvieron preparados. Los retos no serán los mismos y a veces los errores que cometieron no los queremos repetir.

¿Quién es el que manda?

Por momentos el rol de autoridad se pierde por completo. El padre se concentra más en llevarse bien con el hijo y prefiere ser su amigo.

No está mal en ser amigo del hijo. Pero esto no quiere decir que se tenga que olvidar que el padre es el que dicta las reglas”, comenta Aguilar.

“El hijo se aprovecha de esto y empieza a faltar el respeto, hacer lo que él quiere y a poner sus propias reglas. Quitando la autoridad a quien de verdad la debería de ejercer”, añade.

Padres temerosos

“Uno de los fenómenos que pasa actualmente es que los padres que le tuvieron miedo a sus padres ahora le temen a sus hijos”, comenta el licenciado.

Esto porque teme que sus hijos tengan berrinches, arranques de cólera, enojos y ellos no saben cómo manejar la situación. Incluso comenten el error de que el hijo no se frustre cometiendo otro error grave. “Tratan de evitar las frotaciones en un niño, cuando esto es importante porque ayuda al pequeño a prepararse para ver que en la vida las cosas no son tan fáciles y hay un costo para obtener satisfacciones”, indica Aguilar.

Las obligaciones fortalecen

Hay que motivar al hijo también a ser responsable de las cosas que posee y del lugar en el que vive y comparte. “El niño debe comprender que las tareas rutinarias de un hogar no son un castigo. Un ejemplo es ser responsable con la mascota que poseen. Darle de comer, limpiar sus necesidades, sacarlo a pasear o bañarlo le enseñará a ser una persona cuidadosa y dedicada”, comenta.

Especialista

• Charla. El especialista impartió una plática en el colegio Tykes sobre “Los 12 errores que comentemos los padres”. Para más información visita www.colegiotykes.com o llama al 6637-1154 y 2366-2453.

• Información. Para contactar al licenciado Aguilar comunícate al 2368-0229.

Opinión

“Tenemos una generación de niños que creen ser los que mandan en la familia y esto está mal”. Guido Aguilar, licenciado en psicologia.

Luis Molina

Loading...
Revisa el siguiente artículo