Taylor Schilling habla sobre subir de peso y de Juggalos

La estrella de la serie “Orange is the New Black” habla sobre trabajar en proyectos independientes, como “Take Me”, entre temporadas: “Hay muchas cosas que quiero hacer que están fuera de la prisión”.

Por Metro

Taylor Schilling no tiene mucho tiempo. Se la pasa la mayor parte del año grabando “Orange is the New Black”, con la que está a punto de empezar la quinta temporada. Pero a veces hace apariciones en una película entre temporadas. Una de esas fue “The Overnight”. La última, “Take Me”, una independiente muy divertida. Pat Healy (quien también es el director) interpreta a un emprendedor con un negocio muy bizarro: se presta para personas que quieren ser secuestradas, y que lo ven como una forma de terapia. Schilling interpreta a su última clienta/víctima. Pero a medida de que todo va saliendo mal, se va haciendo claro que ella no ha sido completamente honesta con él.

Aún así, y sin ánimos de desairar la película, la que deberían ver y en la que tanto Schilling como Healy hacen grandes actuaciones, no hablamos de él hasta el tiempo casi se nos hubo acabado. Nos encontramos con la actriz, de 32 años, cuando estaba encarando una ensalada. Así que comenzamos hablando de comida.

¿Cómo está tu ensalada?

– Está buena. No sé, soy simple. Tengo gustos muy plebeyos. No me importa. No soy una gourmet.

¿No?

– No. Realmente me gustaría ser más conocedora. Como huevos, y pollo, y cereal. Como igual que una persona de dos años todo el tiempo. O una abuela. Voy a comer espárragos al vapor y un trozo de pescado.

gettyimages673041934.jpg Getty

Quizás te convertirás en una “foodie” más adelante y conseguirás entrarle a las patatas fritas con trufas.

– Las patatas fritas con trufas son buenas. Pero también son buenas las patatas fritas normales. (Risas). Soy feliz comiendo las dos. Creo que no tengo un paladar muy sofisticado. Solo me gustan, ¿me entiendes? Creo que las patatas fritas son súper deliciosas. Aunque las crujientes son mejores.

Así que las patatas fritas crujientes son la única comida con la que eres esnob.

– (Risas) En realidad, sí. Eso es verdad. No comería patatas fritas blandas.

Es increíble cómo nuestros tentempiés son tan malos en comparación con la comida de la calle en otros países, en donde se intenta que sea no sólo saludable, sino que también deliciosa.

– Acabo de hacer esta película… no esta, pero es muy buena. (Se llama “Family”). Interpretaba a alguien que era un poco obsesionada con la comida. Así que tuve que subir un poco de peso, por lo que estaba realmente emocionada. Fue radical.

¿Fue radical?

– Sí. Comí como el resto de Estados Unidos, así que fue increíble.

¿Qué comiste?

– Pizza, sandwiches, patatas fritas. Comí postre todo el tiempo, como pasteles. Fue difícil dejar de hacerlo. Me tomó como dos semanas dejar el azúcar. Porque no podía parar. Es realmente una droga. Estoy emocionada por hablar de esta película cuando se estrene, porque (el guión) me dio la misma sensación que la primera temporada de “Orange”. Fue muy divertido. Interpreté a la tía de una chica transgénero que se vuelve una Juggalo (es un tipo de rap de Detroit).

Los juggalos son fascinantes, aunque beban mucha Faygo.

– Tengo mi cabeza llena de Faygo.

“Take Me”, como “The Overnight”, es una película pequeña y divertida, pero va a lugares oscuros, y es una película para la que estuviste dispuesta a trabajar cuando tuviste una pausa con “Orange”. ¿Tienes muchas posibilidades de hacer este tipo de cosas entre las grabaciones de las temporadas de la serie?

– No. Es difícil. Lo anhelo mucho, y lo extraño. Siempre tengo una sensación de culpa por no hacer más teatro. Es como “Sophie’s Choice” cada vez que viene una pausa, porque no sé qué hacer con mi tiempo libre. Hay muchas cosas que quiero hacer que están fuera de la prisión.

Tu personaje es como lo opuesto a Piper. Ella es mucho más confiada y manejada.

– Es una renegada, esta mujer. Tiene esta sensación de “voy a conseguir lo que quiero. Estoy a cargo de ti, y soy mejor que tú, y más inteligente que tú”. Sabe la receta para conseguir lo que quiere. Pienso en ella como en una adicta. Necesita esta sensación particular de superioridad. Es una persona muy solitaria que necesita tener esta cosa para poder seguir con su vida. Necesita sentirse dominante, así que necesita dominar. Es triste. Ella es una mujer triste. Pero me siento atraída por eso. Me siento atraída por las personas que no se pueden aceptar a sí mismas, las que están luchando y que se sienten como si realmente estuvieran contra las cuerdas.

Matt Pridge / www.metro.us

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo