La adicción al trabajo te ocasionará estrés

Tener a un adicto en la oficina se convierte en un problema incluso para el entorno.

Por Publinews

Foto: Agencias Foto: Agencias

Las personas aficionadas a su empleo llegan a un estado en el que, además de poner en riesgo su salud e integridad, hacen que el estrés se apodere de la compañía en la que trabajan y se generen conflictos internos, afectando a sus compañeros.

La adicción a las labores profesionales lleva a dar prioridad absoluta al trabajo, poniéndolo sobre la familia, la pareja y los amigos. Viven por y para su puesto, sin importar que estén perdiendo momentos significativos de su vida, pues consideran que, desde que obtienen un trabajo y se desempeñan de manera excelente, tendrán seguridad.

Te presentamos más información acerca de este comportamiento para que lo conozcas y no caigas en la trampa.

La personalidad

De manera indiscutible, la forma de ser de cada persona influye en su ámbito laboral. Un adicto al trabajo llega a serlo, en parte, por rasgos de su personalidad y crianza. Para ellos, los retos, el liderazgo y tener poder son aspectos importantes, así que hacen lo que sea por llegar lejos. Quienes son adictos a su trabajo quieren demostrar que son importantes, pues tienden a ser presumidos y obsesivos.

Los perfeccionistas

Aunque no parezca, el adicto al trabajo suele tener baja autoestima y además es perfeccionista. No obstante, esto no es una regla general, ya que algunos son egocentristas, los apasiona el poder y no les importa en lo más mínimo las demás personas, por esto tienden a pasar por encima de sus compañeros y crear ambientes en los que la tranquilidad se escapa poco a poco.

Estrés laboral

“Un compañero de oficina era adicto al trabajo y solía estar pendiente de todo, hasta de las cosas que no le correspondían. Me mandaba a mí y a mis compañeros como si fuera nuestro jefe, quería intervenir en todo y trabajaba jornada completa. El ambiente era terrible, se crearon conflictos, él hizo que despidieran gente y empezaron los problemas. Yo renuncié porque no lo aguantaba”, comentó un joven ingeniero que trabajó con uno de estos personajes.

Consecuencias

Las personas dependientes de su trabajo se aíslan de los demás, buscan desmesuradamente el triunfo, son ansiosas, no son amigables y ven a los otros como competencia, no crean vínculos, sufren constantes problemas de salud, son desconfiadas, egocéntricas y, en algunos casos, llegan a consumir sustancias tóxicas, como la cocaína.

Publinews Colombia

Loading...
Revisa el siguiente artículo