Finaliza la cuarta Copa Mundial de Deportes Ancestrales de Pelota Maya

"Es una experiencia física, pero también espiritual, porque para nosotros esto es sagrado", comenta Diego Itzamal, de Guatemala.
Publicidad

Entre México y Belice se definió la final de la Copa Mundial de Deportes Ancestrales de Pelota Maya que se disputó este año en Mérida, México. Bajó la narración de Francisca Elías, indígena maya de Guatemala, se escuchaba un “¡Lanza México, recibe Belice!”.

Con los ánimos encendidos arrancó la partida, los jugadores se abalanzan sobre el piso para golpear, con su cadera, la pelota de 2,7 kilogramos. No está permitido usar las manos, los pies o alguna otra parte del cuerpo.

México buscaba vencer a Belice, que sin embargo logró imponerse y obtener su tercera corona consecutiva. Asestan un golpe a la vez, como en el raquetbol, y el equipo que logra cruzar la pelota en la línea de su rival obtiene puntos.

Belice logró cruzar el esférico en seis oportunidades para coronarse 35-11 sobre los mexicanos, según el intrincado sistema de puntaje.  Y si un jugador logra hacer entrar la pelota en un aro colocado a unos tres metros de altura, su equipo se declara victorioso y termina la partida.

Por el honor

En la cultura maya se le conoce como Pok Ta Pok, se practicaba desde el mil 400 a. C. y se cree estuvo relacionado con sacrificios humanos. En este torneo no se juega la vida, pero sí el honor de representar a los ancestros, dice France Novelo, capitán de Belice, originario de la aldea Yoopik.

Foto: AFP

“Me siento muy privilegiado de rescatar este juego que en Belice se estaba perdiendo”, dice Novelo a AFP. En México y Guatemala hay sitios arqueológicos que aún resguardan las estructuras de los campos de juego.

Con la llegada de los españoles, el juego de pelota, que también practicaron los aztecas en el centro del país, fue prohibido. “Se creía que la pelota tenía dentro el demonio, que por eso rebotaba”, cuenta José Manrique, presidente de la Asociación de Juegos y Deportes Autóctonos de Yucatán.

Una de las principales dificultades al inicio fue encontrar quien hiciera las pelotas. Tras varios intentos, Manrique consiguió elaborarlas a base de la savia del árbol de castilla elástica, comúnmente conocido como caucho o hule.

Experiencia “espiritual”

Moretones de hasta 20 centímetros de diámetro y fracturas son algunas de las secuelas de este deporte ritual.
“Es una experiencia física, pero también espiritual, porque para nosotros esto es sagrado”, comenta Diego Itzamal, de Guatemala.

Foto: AFP

Para protegerse, los jugadores utilizan indumentarias tradicionales resistentes, como calzoncillos de piel de vaca y una faja de tela en la cintura. A la altura de los glúteos portan otro cinturón de piel, además de protectores de rodillas y tobillos.

Andrés Chico, entrenador del equipo mexicano de la pequeña comisaría de San Pedro Chimay, en el estado de Yucatán, cuenta que comenzó a practicar juego de pelota en su comunidad desde hace ocho años.

“Empezamos seis jugadores y ahorita ya tenemos más de 70. Estoy entrenando a los más chicos ahorita para que vayan aprendiendo y no se pierda”, explica.

Foto: AFP

Francisca Elías, la narradora del juego, quien también es educadora, cuenta que ya está entrenando equipos de niñas y niños. “Es muy importante que se den cuenta que su cultura tiene mucho que aportar al mundo”, agrega.

En la Copa de 2023 se espera integrar a la rama femenina

*Información de AFP / Fotos: AFP

(Visited 331 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO