“Me golpeaban hasta que mi piel estaba en carne viva”, relata joven patinadora

Jessica Shuran Yu dio un crudo testimonio de los abusos que sufrió a manos de sus entrenadores, si lloraba la golpeaban más.
Publicidad

La patinadora artística Jessica Shuran Yu, que nació y se ha entrenado en China pero que ha participado en competiciones internacionales defendiendo a Singapur antes de retirarse, reveló este jueves los malos tratos sufridos por parte de sus entrenadores.

“Tenía once años cuando comenzaron las violencias físicas”, escribió Yu, que participó en el Mundial en 2017, revelando cómo su entrenador le golpeaba en la mano o las piernas, utilizando coberturas de plástico para las láminas de sus patines.

A Gerardo Paiz le “llegó la hora de aclarar algunas cositas”, dice Carlos Ruiz

El terrible testimonio de Jessica Shuran Yu

“Los días especialmente difíciles, me golpeaba más de diez veces seguidas hasta dejarme la piel en carne viva”, añadió la joven, que tiene hoy 19 años y que también habló de “golpes con los patines en las tibias”.

Las agresiones habrían parado cuando comenzó a competir en categoría absoluta, donde logró ser campeona en los Juegos del Sudeste asiático en 2018 y dos veces campeona de Singapur (2015 y 2017).

Sin embargo, el maltrato verbal y mental era constante, según explicó. Recibía palabras hostiles e insultos constantes como “perezosa”, “gorda”, “estúpida” o “inútil”.

De madre china y padre singapurense, considera que tiene una posición de privilegio para poder hablar de la “cultura del maltrato” en China.

Si lloraba la maltrataban más

“Cuando tenía 14 años comencé a luchar con mis saltos porque estaba aumentando de peso. Era golpeada en la espinilla con la puntera de un patín para obligarme a intentarlo de nuevo. No me dejaban cojear o llorar”, relata.

Jessica dice que el trato era inhumano y que se sentía humillada. Además, dice que aunque nunca la pusieron a dieta, muchas veces deseó ser anoréxica, porque eso significaría que estaba esforzándose lo suficiente.

En su opinión existe un entorno “tóxico que afecta a los deportes estéticos como la gimnasia o el patinaje artístico”. Y dice que le duele saber que el abuso sigue ocurriendo.

“Si hacer pública mi historia puede sensibilizar a la gente, provocar un cierto enfado y ayudar a otras personas a hacer frente a sus experiencias, entonces habrá valido la pena”, concluyó.

*Información de AFP

(Visited 117 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO