De la gimnasia, al cine para adultos

La historia de una exgimnasta ha soprendido al mundo del deporte al confesar sus motivos para incursionar en el cine para adultos.

Por Christoper Chang

El mundo del deporte nos brinda historias increíbles de superación, sin embargo no siempre se pueden apreciar esas historias.

En algunos casos hay estrellas del deporte que caen en drogas, alcohol y pierden el rumbo de su carrera y por ende de su vida.

Otros casos son los de deportistas que desaparecen después del retiro y reaparecen como inversionistas o dueños de empresas multinacionales.

Gimnasta ahora es estrella del cine para adultos

No en todos los casos los deportistas suelen tener el retiro del deporte que ellos hubiesen deseado.

Tal es el caso de la exgimnasta holandesa Verona van de Leur, quién después de su retiro tocó fondo en su vida personal.

Van de Leur se proclamó subcampeona de Europa, en 2002, con 16 años. Sólo le separaron 50 milésimas de la medalla de oro, que fue para la estrella del momento, la rusa Svetlana Khorkina.

Pero algo no iba bien, quizá una rebeldía o experiencias que sólo de adulta ha sido capaz de explicar. No volvió a obtener resultados destacados, inició un declive prematuro y dejó la gimnasia en 2008.

Esa decisión agravó un conflicto familiar, sus padres, con los que ya no se llevaba bien, no lo aceptaron y terminaron por echarla de casa. Al menos esa es su versión. Ahí empezó su caída.

Van de Leur denunció a su familia por haberse apropiado de sus ingresos como gimnasta y ganó el caso. Pero el dinero que recuperó lo consumió rápidamente en hoteles donde alojarse, junto a su novio.

Cuando se quedó sin presupuesto, comenzaron a vivir como vagabundos. "Pasamos inviernos muy duros, con la nieve cubriendo el coche y hielo en los cristales", relata en su biografía.

La joven que llegó a ser un motivo de orgullo para el país, había tocado fondo. En esa situación de vulnerabilidad, con una reputación muy dañada, recibió en 2011 una oferta que volvió a dar un giro inesperado a su vida. Le propusieron entrar la industria de la pornografía.

"Me ofrecieron tal cantidad que no pude rechazarlo. Eso podía darme un futuro con el que siempre había soñado", afirmó la exgimnasta en su biografía.

Piensa en el retiro

Pese a que los ingresos que obtiene la holandesa son muy buenos, piensa retirarse de esta actividad a finales de año.

Asegura que no ve esta práctica como algo que le guste, sino como un trabajo para subsistir.

Durante los últimos ocho años, ha trabajado como "pornstar", tanto en grabaciones profesionales como explotando sus propios vídeos en la página web que lleva su nombre.

No soy la clásica actriz porno. Lo considero un trabajo", afirma la holandesa.

Además recalcó que planea dejar la industria a finales de este año cuando varios de sus contratos finalicen.

Después de que deje la industria de la pornografía piensa dar charlas motivacionales para ayudar a jóvenes que sufren y han sido violadas.

*Con información de: Marca

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo