VIDEO. Julio Padilla sorprende con un hermoso "caballito" en Momostenango

Además, los ciclistas Manuel Rodas y Alfredo Ajpacajá recibieron un lindo recuerdo en la tierra de los ponchos y de los riscos.

Por Oscar Coronado

La octava etapa de la 59 Vuelta Ciclística tuvo un gran colorido en Momostenango, Totonicapán, lugar de donde partió la caravana ciclística.

Desde reconocimiento a ciclistas, diablos desnudos, banda musical, barriletes de colores, un mensaje en K’iché y bellas momostecas fue parte de la fiesta colorida que se llevó a cabo esta mañana en Momostenango. 

Entre riscos y ponchos se desarrolla la octava etapa de la Vuelta Ciclística 

El equipo de Decorabaños tratará de impedir que Cuajo Luna triunfe en Piedra María Tecún, Totonicapán.

El "caballito" de Padilla

En la salida controlada de los 6.5 kilómetros, el ciclista nacional Julio Padilla, del equipo Ópticas Deluxe, sorprendió a los momostecos. 

El habilidoso Padilla tomó su bicicleta y sobre la marcha hizo el famoso “caballito”, demostrando así las cualidades que posee. 

Ante la demostración habilidosa la afición momosteca le dio un fuerte aplauso.

 

 

Ciclistas de Decorabaños se llevan un bonito recuerdo

Los ciclistas de los equipos nacionales recibieron un recuerdo por parte de las autoridades municipales.

No había mejor que un regalo elaborado con los ponchos que hacen única a la tierra de Momostenango. 

Algunos ciclistas recibieron un recuerdo elaborado con poncho el cual decía “Recuerdo Momos”.

Además, los dos ciclistas de Decorabaños: Alfredo Ajpacajá y Manuel Rodas recibieron un reconocimiento, siempre en poncho. 

Alfredo recibió un poncho que decía: “Alfredo Ajpacajá campeón de la Vuelta Ciclística 2018”.

Por su parte, Manuel Rodas recibió otro el cual tenía la siguiente leyenda: “Líder general”.   

Se adelantaron los Desnudos 

El grupo de los diablos Desnudos fue uno de las mejores animaciones que se dejó ver. 

Como es tradicional, los hombres que representaron a los diablos llegaron a la línea de meta con sus cuerpos pintados en pinturas de color negro.

En el pecho de los diablos destacó el Quetzal, el ave nacional. Así como distintas máscaras que mantuvieron en secreto la identidad de los Desnudos. 

Este grupo de los Desnudos es el que tradicionalmente participa todos los 7 de diciembre en la Quema del Diablo con su desfile por la mañana. 

"Utz ipetik konojel Chuitzaq"

Otro de los detalles de color que fue visto y aplaudido por los integrantes de la caravana ciclística fue el mensaje de bienvenida en el idioma K’iche.

"Utz ipetik konojel Chuitzaq" escribieron los momostecos en una manta. Que su significado es: "Bienvenidos todos a Momostenango".

Momostenango en barriletes

En la línea de salida, un grupo de bellas mujeres portó varios barriletes y en cada uno de ellos había una letra para conformar el nombre del municipio. 

Las 12 niñas portaron con orgullo y felicidad cada uno de los barriletes. 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo