Madre que narra los partidos a su hijo no vidente es nominada a los premios "The Best"

La madre del pequeño fue nominada en la categoría de mejor afición, junto con otras 2 increíbles historias que regala el fútbol.

Por Christoper Chang

El fútbol nos regala historias conmovedoras, tanto dentro como fuera de la cancha.

Los premios "The Best" entregados por la FIFA premian desde hace varios años a la mejor afición.

En la mayoría de los casos son historias que el deporte nos regala y esta vez no fue la excepción.

Los nominados

La primera nominada se trata de Silvia Grecco, una madre brasileña que le narra los partidos a su hijo no vidente.

Su pequeño es hincha del Palmeiras y lastimosamente es no vidente, pero eso no le impide ir a alentar a su equipo al Allianz Parque.

Su madre le narra los partidos cuando lo acompaña al estadio, las imágenes se hicieron virales que fue nominada a los premios "The Best".

La marea naranja es una porra holandesa que estuvo presente en todos los partidos de su selección femenina, en el mundial de Francia hace algunos meses.

A los aficionados holandeses les importó poco que su equipo haya caído en la final contra Estados Unidos.

El apoyo fue incondicional en todos los partidos, por  lo que hicieron méritos para estar nominados a este premio.

La historia de Justo Sánchez

La FIFA anunció los tres finalistas del premio The Best a la mejor afición. Entre ellos, destaca una hermosa historia Uruguaya.

El señor Justo siempre quiso que su hijo fuera hincha de Cerro, como él.

Pero como el amor por un club no es predecible ni explicable, ocurrió lo contrario: Nico se hizo hincha de Rampla Juniors, archirival de Cerro. En 2016, a sus 30 años, Nico murió en un accidente de tránsito tras regresar de ver un partido de su club.

Luego de la muerte de su hijo y a pesar de ser hincha del equipo rival, Justo decidió empezar a asistir a los partidos de Rampla, a la misma localidad a la que asistía su hijo, y con una bandera que reza "Nico, siempre presente".

Su idea siempre fue que la pasión de su hijo por Rampla, siguiera viva a través de él.

"Mi sangre va a ser Cerrista hasta que me muera. Pero mi corazón es de Rampla" dice Justo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo