Futbol americano, un deporte que mata lentamente

muchos jugadores de futbol americano mueren por problemas degenerativos en su cerebro ligados a la violencia de ese deporte.

Por Reina Damián

Mientras la emoción persiste en millones de aficionados por el Super Bowl de este domingo, para otros este evento causa tristeza.

Este es el caso de Matt Morrall, que no podrá evitar pensar en los últimos años de vida de su padre.

Él, como como muchos exjugadores de futbol americano murió por problemas degenerativos en su cerebro ligados a la violencia de ese deporte.

Futbol americano El futbol americano es uno de los deportes más famosos en Estados Unidos. / AFP

En su despacho de Fort Lauderdale, en Florida, Matt Morrall luce una imponente escultura de un jugador de football americano.

Es uno de los dos trofeos de MVP que su padre recibió durante su larga y brillante carrera en la NFL, entre 1956 y 1976.

Earl Morrall, dos veces ganador del Super Bowl, entró en la leyenda con los Miami Dolphins en la campaña 1972-1973.

En ese entonces, la única temporada perfecta de la historia, con 17 victorias y ningún tropiezo.

Morrall murió en 2014 con 79 años "después de cinco o seis años difíciles", relata su hijo a la AFP.

¿De qué murió?

"Mi padre disputó 21 temporadas en la NFL y, durante ese periodo, recibió muchos golpes en la cabeza”, explica.

Y continúa diciendo que en esa época los quarterbacks no estaban tan bien protegidos como ahora".

Futbol americano El Super Bowl será visto este domingo por más de 100 millones de personas. / AFP

"Cuando murió, una encefalopatía traumática crónica (CTE) de estadio 4 le fue diagnosticada”.

“Sufría las primeras muestras de demencia, de Parkinson y de Alzheimer", detalla.

Además dijo que "lo más duro fue ver su deterioro. Al final de su vida, sufría de parálisis vocal a causa de la enfermedad de Parkinson”.

“Estaba mucho menos presente y tenía dificultades para expresarse. Solo pesaba 66 kilos, no podía comer ni tragar”, dice su hijo.

La enfermedad del futbol americano

La encefalopatía traumática crónica es una enfermedad que persigue al football americano y a la NFL.

Desde principios de los años 2000, cuando varios estudios científicos demostraron una relación entre los golpes repetidos en la cabeza que sufren los jugadores y el deterioro cerebral.

El estudio más reciente, en julio de 2017, fue llevado a cabo tras analizar tejido cerebral de 111 jugadores.

Todos ellos pasaron por la NFL y fallecieron de manera prematura. El CTE fue detectado en 110 de ellos.

NFL indemniza a víctimas

Las denuncias de unos 4500 exjugadores de futbol americano y sus familiares desde 2010 llevó a reaccionar a la NFL, que aseguró haber consagrado millones de dólares a investigación e indemnizaciones, además de cambiar las normas.

Sergio Gonzales-Arias, neurólogo de la Universidad Internacional de Florida, explica un poco más al respecto.

"Solo la naturaleza repetitiva de este tipo de golpes explica esta patología pero también está el tipo de impacto, la intensidad, la posición de la cabeza en el momento del choque…", explica.

Futbol americano Matt Morrall, exjugador de futbol americano, en uno de sus últimos eventos. / Twitter

A escasos dos días para su gran final, la NFL anunció que el número de conmociones cerebrales descendió un 29% en un año (135 esta campaña por 190 la anterior).

Esto, debido a las nuevas normas puestas en liza esta temporada.

"Estamos satisfechos por la evolución a la baja pero aún queda mucho trabajo por hacer", estimó Jeff Miller, vicepresidente y encargado de los asuntos de salud y seguridad de la liga.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo