Opinión: Pase lo que pase, el Super Bowl LIII entre Rams y Patriots será histórico

Evidentemente los años han pasado y el Súper Domingo, la fecha más esperada por millones en Estados Unidos y muchos países, ha evolucionado de tal forma que, seguidores o no del futbol americano de la NFL a lo largo de la temporada regular o los playoffs, convierte, como por arte de magia, a todos en aficionados a los emparrillados.

El primer recuerdo que tengo del Super Bowl es de hace casi 30 años, en la edición XXV (1990). Junto con mi hermano Romeo vimos el duelo entre los Giants de Nueva York y los Bills de Buffalo que terminó con la coronación de los primeros luego del infortunio de Scott Norwood, el pateador de Buffalo, quien a falta de 47 segundos en el último cuarto erró un gol de campo que pudo darle el triunfo a su equipo, que esa noche perdió 19-20 en Tampa, y los tres años posteriores encadenó derrotas en la disputa del anillo de campeonato: Una contra los Redskins de Washington y dos contra los Cowboys de Dallas.

Evidentemente los años han pasado y el Súper Domingo, la fecha más esperada por millones en Estados Unidos y muchos países, ha evolucionado de tal forma que, seguidores o no del futbol americano de la NFL a lo largo de la temporada regular o los playoffs, convierte, como por arte de magia, a todos en aficionados a los emparrillados.
Está claro que la parte deportiva, esta vez con el duelo entre los Rams y los Patriots, es solamente un complemento a todo el movimiento que se genera alrededor y que convierte a la ciudad sede en el foco de atención, y la atracción del espectáculo del medio tiempo, junto con el flujo de la publicidad y su millonario negocio.

El Super Bowl LIII le dará continuidad este domingo, entre otras cosas, a la eterna rivalidad deportiva entre Los Ángeles y Boston, la cual, a lo largo del tiempo, nos ha presentado épicos duelos en la disputa de campeonatos, tal y como en la época en la que los Lakers de Magic Johnson y los Celtics de Larry Bird se jugaban la supremacía en la NBA, o en forma reciente con los Dodgers y los Red Sox en la Serie Mundial del beisbol de las Grandes Ligas.

Ahora son los Rams, los que después de una etapa en San Luis que incluyó su triunfo en la edición XXXIV (2000), justamente en Atlanta, intentarán romper con los pronósticos y darle a la ciudad el triunfo que le es esquivo desde el XVIII (1984) cuando los Raiders (ahora en Oakland), en los que jugaba el guatemalteco de origen Ted Hendricks Bonatti, tuvieron éxito (38-9) contra los Redskins.

Entrevista con Ted Hendricks, el guatemalteco que ganó cuatro veces el Super Bowl

En la esquina contraria, los Patriots de Tom Brady están nuevamente en la antesala de ganar su sexto anillo de campeonato, con el que igualarían el récord de seis de los Steelers.
Son pocos los que dudan de la capacidad de la combinación entre el talento de Brady y el largo colmillo del entrenador Bill Belichick y eso los hace, otra vez, favoritos.
Esto último, desde luego, no hace que sean invencibles y de eso dan fe Eli Manning y los Giants, en dos ocasiones: XLII (2007) y 2011 (XLVI) y Nick Foles junto con los Eagles en la LII, el año anterior.

(Visited 5 times, 1 visits today)

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO