Solo piden respeto por su vida

El equipo Katusha apenas ha vuelto a rodar por temor a que se repita una tragedia como la ocurrida con uno de sus compañeros.

Por Juan Carlos Ramírez

A “Lencho” lo consideraban alguien con gran condición física. Tenía un año y medio de correr con ellos en el equipo Katusha, que compite en categoría máster.

Prudencio Sabán era albañil y el domingo 8 de abril salió a rodar con sus amigos de carretera recuerda con nostalgia Rául Hernández, otro miembro del equipo.

Lee también: Automovilista atropella a ciclista Prudencio Saban

Él murió a mis pies”, relata Rául al hablar, aún dolido, de la ocasión en la que un conductor arrolló a Prudencio y le quitó la vida cuando practicaba el deporte de sus amores.

El infortunio

Íbamos adelante y escuchamos un carro rechinando llantas, como derrapando, luego oímos un choque y volteamos a ver”, dice Raúl.

La colisión había sido contra un vehículo colero, percance que alcanzó a Prudencio. Desde abril el equipo ya no se atrevía a salir.

Hoy vistieron de nuevo sus maillots y montaron sus bicicletas, pero ya no en ruta. Llevan dos fines de semana haciéndolo en el campus central de la Usac, en la zona 12, porque se sienten más seguros.

Equipo Katusha Foto: Juan Carlos Ramírez

El equipo es integrado por Raúl Hérnandez, Gadi Herrera, Javier Hernández, Julio Chalí y Julio Morales, pero con ellos ya no rueda Prudencio. Lo extrañan y recuerdan como un hombre de gran espíritu.

Prudencio tenía esposa e hijos y vivía en San Juan Alotenango, Sacatepéquez. “Todos los que andamos en bicicleta no le hacemos daño a nadie, solo pedimos respeto por nuestra vida”, afirma Raúl mientras se prepara para ver y aplaudir el paso de las pedalistas en la última etapa de la Vuelta Femenina a Guatemala.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo