La historia del arbitro que pasó de ser guardia de seguridad a pitar la final del Mundial

El argentino Néstor Pitana cobrará 82 mil dólares por haber integrado la nómina de 36 jueces principales de Rusia 2018.

Por Mónica Ávila

Recientemente, se dio a conocer que el argentino Néstor Pitana sería el encargado de pitar la final del Mundial de Rusia. En las redes sociales, comenzó a circular la historia de vida del hombre que pasó de ser guardia de seguridad a ser una de las figuras más importantes de la justa futbolística.

Cabe resaltar, que Néstor se desempeñó en varias actividades antes de convertirse en arbitro. Futbolista, basquetbolista, profesor de educación física, actor de película, socorrista y guardia de discoteca fueron algunos de sus trabajos.

En el baloncesto, gracias a su 1.92 centímetros de estatura, integró un seleccionado providencial. Posteriormente jugó futbol en Guaraní Antonio Franco y en Textil Mandiyú. Los clubes mencionados tuvieron su momento de gloria en Argentina en la época de 1970 y 1990.

Luego, antes de dedicarse al arbitraje, estudió para dar clases de educación física y participó como guardia de una cárcel en la película “La Furia” en 1997. No obstante, también trabajo como socorrista y guardia de seguridad de una discoteca.

Cuando trabajó como guardia de seguridad tenía el pelo largo por debajo de la cintura y lo apodaban “Pie Grande”.

Su llegada a los mundiales

Finalmente, en 2006, dejó el futbol y debutó como árbitro en la liga de Misiones y después recorrió todas las categorías en Argentina.

En 2010 comenzó su carrera internacional y en 2014 estuvo en el Mundial de Brasil. Pero como la selección albiceleste llegó a la final, no pudo cumplir su sueño de pitar ese partido.

Pitana, quien estará acompañado por los asistentes Juan Pablo Belatti y Hernán Maidana, recibirá un monto de 70 mil dólares por pitar la gran final.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo