Iraní se llevó a su esposa hasta Rusia para mostrarle cómo es el fútbol

Irán es tan represor, que es prohibido para las mujeres ver este deporte.

Por Philipp Kovalyov, Publinews San Petersburgo

 

Las mujeres de Irán que lograron llegar a Rusia para el Mundial, están particularmente felices de estar dentro de los estadios.

Después de la revolución islámica de 1979, la legislación en el país prohibe a las mujeres visitar partidos de fútbol. Desde entonces, varios líderes trataron de abolir la ley, sin embargo, se mantuvo activa debido a las normas religiosas.

En marzo de este año, por ejemplo, según los medios, al menos 35 mujeres vestidos en ropa de hombres fueron arrestadas cuando intentaban ingresar al partido entre los equipos de Esteghlal y Persépolis en Teherán.

Gianni Infantino, actual presidente de la FIFA, estuvo presente en ese encuentro y prometió que las mujeres iraníes pronto tendrán acceso a los estadios.

Pero el problema no avanzó. Por lo que el Mundial en Rusia se convirtió en una de las pocas oportunidades de las mujeres iraníes para visitar las arenas.

Metro conversó con el fanático del equipo nacional iraní Amin Rad y su esposa Alfie (nombre cambiado, quienes viajaron 4,127 kilómetros para poder ver el fútbol "en el estadio como una familia”, como dice el póster que sostenían.

"¿Comprendes lo que significa este póster para nosotros?", preguntó Amin Rad.

"En Irán, a las mujeres no se les permite visitar los estadios. Para poder hacerlo, mi esposa esta obligada a ir a otros países", lamenta Rad.

El partido en San Petersburgo (contra Marruecos) fue el primero que Alfie vio desde el interior de la arena. "Queremos ir al estadio como una familia. En Irán no podemos hacer esto", asegura el entusiasta esposo.

"Es simplemente increíble", agregó la esposa de Amin. "Estoy muy feliz de visitar el estadio por primera vez en mi vida".

Amin considera que la prohibición es una tontería. "No entiendo por qué es así. Las autoridades iraníes dicen que las mujeres podían escuchar expresiones obscenas en el estadio. No tiene ningún sentido", añade.

Este ciudadano iraní tiene claro que las palabras obscenas las puede escuchar su esposa en todos lados. "Los hombres siempre dicen malas palabras, incluso a sus mujeres", concluyó.

TE COMPARTIMOS EN VIDEO 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo