La experiencia Porsche en Guatemala al máximo en el World Roadshow

El Porsche World Roadshow presentó, por cuarta vez en Guatemala, durante los últimos diez días los modelos más rápidos con la mejor tecnología de la marca alemana.

Por Fernando Ruiz

Con la supervisión y la experiencia de instructores calificados de la marca, los invitados encontraron la forma de sacarle provecho a la potencia y la aceleración de los vehículos en el Autódromo Pedro Cofiño a la experiencia Porsche en Guatemala.
Fuera del asfalto, el concreto o el ambiente de la ciudad, la prueba off-road se realizó a bordo del nuevo Cayenne en sus versiones S y Turbo a las afueras de Sacatepéquez. La tercera generación de este modelo estará disponible en Guatemala a partir de agosto.

Un ícono. El Porsche 911 en seis versiones: GT3, Turbo S, Carrera 4 GTS, Carrera GTS, Carrera GTS Cabriolet y Targa 4 GTS, fueron parte del evento en el que los invitados los corrieron sobre la pista.
Además del slalom, otras pruebas se realizaron en tres módulos: slalom y frenado, manejo y road tour. En el primero se exige al máximo la capacidad del vehículo para pasar rápidamente entre conos con un movimiento en zigzag y marcar el menor tiempo posible con un frenado perfecto.

“Este es un evento increíble y poder probar, uno tras otro, todos los modelos de la gama Porsche, y con la guía de instructores profesionales bajo una dinámica cuidadosamente diseñada para extraer la máxima experiencia de cada uno, es lo que todos valoramos del Porsche World Roadshow”, expresó Cromwell Cuestas, director ejecutivo del Grupo Los Tres, el cual coordinó la escala del evento en Guatemala.

Entre los 21 modelos de Porsche a disposición de los participantes estuvieron el nuevo Panamera S E-Hybrid y el Macan (el más vendido de la marca alrededor del mundo en 2017), con las versiones Macan Turbo Performance y Macan Turbo.


El interior de cada uno de los vehículos responde a los estándares de calidad de la marca alemana que cuida hasta el más mínimo detalle incluido el espacio para la llave que se ubica a la izquierda del volante. Esta tradición se remonta a 1951, en la que participaron con un 356 SL en las 24 horas de Le Mans, en la que los pilotos se ahorraban segundos valiosos al arrancar el vehículo con una mano y cambiar a la primera velocidad con la otra.
Con los instructores de la marca al volante, los participantes recorren la pista en los “hot laps” a bordo de los vehículos para vivir una experiencia emocionante en la que los derrapes en las curvas más cerradas le dan el toque de adrenalina a la parte final del tour.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo