Jorge Vega: "la gimnasia exige darlo todo o quedarte sin nada"

Después de haber colocado al país a la altura de los mejores gimnastas del mundo en 2017, el de Jocotenango, Sacatepéquez, ya prepara sus mejores movimientos para regresar este año al primer plano y acercarse al sueño de convertirse en un competidor olímpico.

Por Fernando Ruiz

El quinto lugar que obtuvo en el Mundial de Montreal, Canadá, junto con las medallas de oro y de plata en las Copas del Mundo de París y de Szombhately, le dieron a Jorge Vega un parámetro de cómo sus capacidades pueden llevarlo a donde ningún otro exponente nacional en su disciplina ha llegado antes.
Para este año, su hambre de ganar le ha trazado nuevas metas al lado de sus entrenadores Sergio Tejeda y Rodman Murga, y avanzar otro escalón en la ruta olímpica que concluirá en 2020 en Tokio, Japón.

Después de un 2017 que te vio conseguir los mejores resultados de tu carrera, ¿a qué le apuntas en este año?
Tengo dos competencias fundamentales: los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla y el Campeonato Mundial de Catar, en el que mi objetivo será estar otra vez en la final, esta vez, en la de manos libres, pero si lo logro otra vez en el salto, sería genial. Lo importante es regresar al Top 8 de notas de partida y, nuevamente estar entre los mejores del mundo.

¿Qué aprendizaje te dio el haber competido a un alto nivel con los gimnastas de élite en las Copas del Mundo y el Mundial en la temporada anterior?
En cada mundial hay entre 200 y 300 competidores y la única forma de destacar contra ellos es llegar a las finales. Esta vez, los jueces tienen una referencia del competidor de Guatemala y esperan una actuación similar a la del año anterior en Canadá.
Si logro el objetivo de repetir en una o dos finales este año, existe una gran oportunidad de clasificar en 2019 a dos de ellas y con esto casi asegurar la clasificación olímpica para los Juegos de Tokio, llegar a ellos como uno de los favoritos y ganar una medalla.

En eso se resume todo en tu ciclo: ser un competidor olímpico. ¿Fueron un plus los resultados obtenidos en 2017?
Sí, lo es cuando te propones quedar en un Top 20 en el Mundial y logras estar entre los cinco mejores. Muchos me preguntan sobre la actuación en Canadá y les respondo que se permiten a dos gimnastas por país en cada aparato y hay doce potencias mundiales, entonces, ¿cómo te explicas que Guatemala esté ahora ranqueada en quinto lugar?
Obviamente, además de haber sido un año muy bendecido, me dio un impulso para creer que algún día puedo llegar al podio mundial.
Aquí lo importante es creer en que se puede, no solo para el nombre de Guatemala, sino para las nuevas generaciones, lograr algo de tanta importancia.

Después de un año con la nueva reglamentación y de haber adaptado elementos a tus rutinas, ¿crees que en este veremos más y mejores resultados en tus actuaciones?
En la gimnasia nada está dicho hasta que se definen las medallas y las posiciones… la diferencia entre quien ganó el bronce y yo en el mundial fue de apenas una décima, y eso significó solo un paso extra, el cual puede dar o quitar todo.
Como siempre he dicho, tengo que evolucionar para mantenerme entre los mejores de América y como ya sé qué puedo hacer o con qué me penalizan en el nuevo código, solo me queda trabajar con la misma estabilidad y consistencia en cada entrenamiento hasta llegar a las competencias.

En forma paralela a como evolucionaste en competencia en los meses anteriores lo hicieron los demás competidores, ¿cómo fue esta?
Todos tienen un método diferente para lograr su objetivo. Tenemos ahora a medallistas mundiales de Israel y Estados Unidos… todas las potencias tratan de evolucionar en los aparatos y en lo personal logré la final con dos saltos de alto valor, pero si quiero llegar a la medalla tengo que arriesgar todo o nada.
Ahora mismo estoy preparando un salto que quiero presentar en 2019 y en el que a la hora de caer sobre los dos pies te aseguro que puedo entrar en el Top 5 o el Top 3, si no, me parto los tobillos… ese es el riesgo que estoy dispuesto a correr porque la evolución de la gimnasia te exige darlo todo o quedarte sin nada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo