Don Alberto Sop, el eterno ciclista con corazón ganador

Su amor por la bicicleta comenzó hace 65 años y nunca tendrá una meta final.

Por Fernando Ruiz

Fue en 1929 cuando Alberto Sop Colop vino al mundo y tenía apenas 5 años cuando se subió por primera vez a una bicicleta en su natal Cantel, Quetzaltenango.

El camino lo llevó, cuando tenía 22, a competir por primera vez en una prueba muy cerca del lugar en el que nació y se extendió hasta cuando cumplió 65. Este sábado, a pocos metros de donde partió la sexta etapa de la 57 Vuelta a Guatemala en San Sebastián, muy cerca de donde reside en la cabecera departamental de Retalhuleu, don Alberto llegó a observar a los jóvenes que comparten su gusto por el ciclismo y que son parte de la competencia.

Alberto Sop Colop Foto: Fernando Ruiz

“Me emociona mucho ver la caravana, nadie que sea ciclista puede ser indiferente a ver la Vuelta”, explica Alberto, quien en 2016 participó en una clásica de veteranos, y hoy saludó a varios que se alistaban para la lanzada de la contrarreloj individual. “No hay otra cosa que me haya gustado más que subirme a la bicicleta, y no me siento viejo ni cansado ni nada para seguirlo haciendo”, asegura el ciclista quien vestía un maillot que decía “campeón Liga Veteranos Xela”, correspondiente al Campeonato Nacional de Ruta de 1989 en el que participó en el Círculo de Platino.

También puedes leer: La definición del título de la vuelta empieza en Retalhuleu

La historia es parte de la Vuelta Foto: Douglas Suruy

“Mi familia siempre respetó el tiempo que estuve afuera para entrenar e irme a correr a las clásicas que se armaban en cualquier lugar de Guate… yo solo quería correr”, concluye Alberto cuyo ídolo siempre fue Benigno Rustrián, el campeón en la edición de 1967 y a quien le ha sido dedicada la de este año.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo