Los sueños del equipo de remo nacional que entrena en Amatitlán

Madrugadores, trabajadores y soñadores, así son los integrantes del equipo de remo nacional que entrenan en Amatitlán. Te presentamos la breve historia de seis atletas que tienen sus aspiraciones en lo más alto y se esfuerzan cada día por alcanzarlas.

Por Juan Carlos Ramírez

Madrugadores, trabajadores y soñadores, así son los integrantes del equipo de remo nacional que entrenan en Amatitlán. Te presentamos la breve historia de seis atletas que tienen sus aspiraciones en lo más alto y se esfuerzan cada día por alcanzarlas.

Jennieffer Zuñiga. El remo le ha servido para conocer sus límites

Una mujer de 30 años que tomó el deporte como vía para desarrollarse. Jennieffer tiene 10 años de practicar esta disciplina. Su especialidad es el remo corto. Ha participado en dos ciclos de Juegos Centroamericanos y del Caribe que le han permitido conocer ciudades como Guadalajara y Canadá. “Al remar, uno aprende que hay fuerzas internas que puede practicar con el tiempo”, reconoce.

“Es una sensación de libertad combinado con un poco de locura”, añade.

Yulisa Mirella López Guerra La atleta que quiere estudiar criminología

Ha participado en un preolímpico, un sudamericano y una competencia en México. Yulisa tiene 23 años y nació en Izabal. Recuerda que su mamá se puso triste cuando le contó que tenía que viajar a Amatitlán para entregarse de lleno al remo. Esta atleta ya participó en un preolímpico, en un sudamericano y en una competencia en México. También tiene otras aspiraciones. Por el momento estudia inglés, algo que le permitiría ganarse una beca donde espera estudiar criminología.

Herman García. Amatitlán es su nuevo hogar

Demostró cualidades en el remo, con los que hizo la diferencia sobre los demás. En el palmarés de Herman hay medallas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe y triunfos en diferentes competencias. A los 15 años, en Petén, un primo lo invitó a practicar remo. Llegó a Amatitlán en 1997 como juvenil y, por sus buenos resultados, los entrenadores le hicieron la invitación a quedarse. Desde entonces, el municipio se convirtió en su segundo hogar, donde se casó y tiene dos hijos.

Leif Ericksen Catalán. El amatitlaneco que tiene la mirada puesta en Tokio

Considera que ha aprendido lo suficiente para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio. Leif tiene 27 años. Comenzó a los 14 a practicar remo. Ha participado en los Juegos Centroamericanos y del Caribe así como en los Panamericanos. “Cada victoria y cada derrota es una enseñanza. Es algo que lo vuelve a uno más astuto, un viejo lobo”, explica. Leif nació en Amatitlán y vive en el municipio. Cada vez que obtiene medallas, sus amigos, que se enteran por las noticias, lo saludan al encontrarlo en la calle y le desean lo mejor.

Gerardo Othoniel Campa Rocche. Una vida ligada a los lagos

Por el remo se deja atrás a la familia y a los amigos, pero las medallas llegarán. El primer lago que Gerardo conoció fue el de Atitlán, ya que nació en San Lucas Tolimán. Por seguir su pasión, el remo, dejó su lugar de origen pero fue recibido en otro lago, el de Amatitlán. Gerardo recuerda que fue muy difícil dejar a su familia, ya que eran muy unidos. A los 17 años se trasladó para vivir a Amatitlán. “Lo más difícil fue abandonar a mis papás y la nueva rutina era entrenar de manera intensiva”, recuerda.

César Eliú Pineda González. El novato que quiere llegar a las olimpiadas

Su navegación en internet es para buscar videos de remeros, para aprender técnicas. Después de siete meses de haber comenzado su entrenamiento como remero, César lo tiene claro, quiere competir por Guatemala en los Juegos Olímpicos. Vive en la comunidad El Salitre, que está a la orilla del lago. Desde ese sitio sale en bicicleta a las 5 de la mañana y 20 minutos después está en la sede de la Federación de Remo y Canotaje para su rutina. Por la tarde asiste a clases. En lo profesional, aspira a una Licenciatura en Deportes.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo