Guate jugará una chamusca importante en una cancha bien fregada

El estadio Hasely Crawford, en el que la victoria ha sido imposible debe ser el escenario en el que Guatemala marque el rumbo hacia la hexagonal final.

Guate jugará una chamusca importante en una cancha bien fregada
Por: Publinews

El intenso calor (más de 30 grados), la humedad (más del 70%), el ruido que produce el público local, pero sobre todo la presión de un resultado para prolongar sus esperanzas de estar en la siguiente ronda de la clasificatoria de la Concacaf hacia Rusia 2018 acompañarán mañana (17:00 horas) a la selección de Guatemala en su partido contra su similar de Trinidad y Tobago.
El estadio Hasely Crawford (que fue nombrado como el velocista que ganó la medalla de oro en los 100 metros de los Juegos Olímpicos de Montreal 1976), es hasta ahora un lugar inexpugnable para la bicolor en cuatro partidos de eliminatoria mundialista que ha disputado en este.
Dos empates 1-1 en los procesos rumbo a Francia 1998 y Sudáfrica 2010 han marcado los mejores resultados de la bicolor en el recinto en el que perdió 1-2 en la ruta hacia Italia 1990 y 2-3 en la eliminatoria hacia Alemania 2006.
Este último (3 de septiembre de 2005) es  el recuerdo más doloroso en los duelos en el campo de los trinitenses luego de que la azul y blanco estuvo en ventaja 2-1 y en los últimos minutos encajó dos goles que le costaron tres puntos que luego marcaron que terminara quinta en la hexagonal y que su rival avanzara a un repechaje contra Barein en el que logró su boleto a la cita mundialista en suelo alemán.
Previo al juego, tres exseleccionados y un exseleccionador compartieron qué será para Walter Claverí y su equipo lo más complicado de jugar en la casa de Trinidad y Tobago, sobre todo con la obligación de imponerse en la penúltima jornada del grupo C.

La experiencia de tres exseleccionados nacionales

“Hay que vencer la ansiedad”
Gonzalo Romero, quien jugó dos veces con la selección guatemalteca en el Hasely Crawford, en 2005 y 2008, consideró que no es el estadio, sino la “necesidad imperante de ganar” el principal rival a superar para Guatemala.
“Lo complicado no es el escenario ni el rival, hay que vencer la ansiedad y la presión de tener que ganar”, aseguró.

“Se juega contra la presión”
“Aunque el escenario es amplio, el ambiente con el clima y la humedad hacen que sea complicado. A esto hay que sumar dos aspectos: la presión de que puede ser tu último partido y la ansiedad que muchas veces es más grande antes del pitazo inicial”, opinó Selvyn Ponciano, quien participó cen el partido que Guatemala perdió 2-3 contra los trinitarios en 2005.

“La cancha no es determinante”
Benjamín Monterroso, quien se vistió con el uniforme azul y blanco y tuvo dos etapas como seleccionador nacional, cree que el jugador puede marcar la diferencia sin importar el escenario en el que juegue.
“Es el manejo del partido lo que hace que los jugadores manejen las circunstancias del partido, Guatemala puede ganar si lo logra”, dijo.

6
puntos suma Guatemala después de cuatro jornadas en el grupo C de la actual fase de las eliminatorias.

Loading...
Revisa el siguiente artículo