Mónica "Toti" Fernández: “Si llego a una persona, valió la pena”

Luego de haber superado sus límites y de haber hecho figurar a Guatemala en diferentes escenarios deportivos, la exatleta de ultrarresistencia quiere motivar a muchos a triunfar en los “210,000 kilómetros”.

Mónica "Toti" Fernández: “Si llego a una persona, valió la pena”
Por: Publinews

Las extenuantes triatlones de IronMan y UltraMan en los que le dio al país grandes satisfacciones hicieron de Mónica Fernández Robles una de las mejores del planeta. A sus 47 años, “Toti” ha dejado atrás su etapa como atleta para dedicarse de lleno a su rol de madre y de instructora de natación y supervivencia en el agua para niños. Luego de un largo proceso de redacción y edición, el momento de compartir con todos su obra autobiográfica llegó anoche durante una presentación en la que recordó los grandes momentos de su vida deportiva.

¿Qué ha significado para ti volver atrás en el tiempo y recordar estos pasajes de tu vida que ahora le dan vida a “210,000 kilómetros”?
Tuve una vida en la que estoy agradecida por las oportunidades que he tenido pero que también ha tenido obstáculos y creo que si no comparto con otros mis aprendizajes y mis experiencias no valdrían la pena. Cuando tenía 10 años mis padres murieron y ahora que quisiera preguntarles varias cosas no puedo, entonces decidí dejarles a mis hijos un legado para cuando no esté aquí y también quiero motivar a las personas para que sigan sus sueños como lo logré y pensaba, cuando tenía el vicio del cigarro, que no llegaría lejos.

¿Trasladar a letras y a una pantalla lo vivido durante tu carrera fue más complicado que cumplir con un entrenamiento o una competencia?
Soy alguien a quien las cosas le llegaron en el camino o como parte del destino, ahora que estoy en una etapa más madura comprendo el porqué de situaciones como cuando jugaba con mi perro, me rompí el ligamento cruzado en una rodilla y me tuvieron que operar. Me tocó ser humilde y aceptar ayuda mientras me recuperaba pero me aburrí de ver televisión por más de 12 horas y comencé a leer “La silla de Morfeo”, de Alan Tenenbaum, algo que me impulsó a escribir y a terminarlo después de casi tres meses.

¿Qué sentimiento o experiencia fue más difícil de describir por medio de las letras?
Mi libro es muy fácil de leer, no tiene palabras rebuscadas y no está en orden cronológico sino que inició con un momento difícil en el que tuve que salir de mi casa en Marruecos junto con mis hijos, que tenían 4 y 5 años, en un país sin embajada ni ayuda de otra persona. Si puedo ayudar a alguien por medio de compartir mi experiencia, será algo importante, al igual que hacer que ellos crean en otros.

¿Cuál es la lección más importante que el deporte te dejó y que hoy en día pones en práctica a diario?
Que una actitud puede hacerte decidir tener la inteligencia emocional suficiente para hacer positiva cualquier situación.

Más allá de una medalla o un trofeo como los que ganaste, ¿qué marcará que este libro te dé la sensación de triunfo?
Con el tiempo aprendí que un triunfo no es más grande que el otro, con esto lo que quiero es llegar a las personas con un mensaje muy importante y si logro hacerlo con una sola todo habrá valido la pena.

Loading...
Revisa el siguiente artículo