Kevin Cordón: "Ahora disfruto más de jugar al bádminton"

La medalla que ganó en los Juegos de Panamericanos de Toronto 2015 tiene un valor y un peso más grandes que el oro para quien revalidó su condición como la mejor raqueta del continente y, fuera de la cancha, obtuvo aún más.

Por Publinews
Kevin Cordón:

Pasados varios días de la euforia, alegría, dolor y nervios que vivió en el Centro Markham-Atos durante su participación en las justas del continente, el de La Unión, Zacapa, respira tranquilidad y satisfacción luego del éxito que se resume en la presea que cuelga de su cuello.
Aunque con el tiempo limitado por su preparación para el torneo Internacional de Guatemala, que se jugará a principios de septiembre, Kevin atendió en forma amable la invitación de Publinews para compartir, en nuestra sala de redacción, lo más importante de su triunfo más reciente.

¿Cómo ha sido esta vuelta a la realidad, ahora como el bicampeón panamericano?
Muy bien, me siento contento y tranquilo de haber cumplido con el compromiso que tenía conmigo mismo de llegar hasta la medalla y que ahora me da más fuerza para seguir con el trabajo.

Dos años antes de estos Panamericanos viviste momentos complicados con tu lesión y la pérdida de tu hermano Marvin que marcaron el camino en Veracruz 2014 y le dieron un toque especial a esta medalla.

Sí, fueron varias cosas difíciles desde las que tuve que empezar de cero y aprender a caminar nuevamente… cuando veo atrás todo lo que ha sucedido es cuando pienso en que todo valió la pena.

La lesión en el abductor que sufriste en los cuartos de final contra Ygor De Oliveira marcó el camino hasta el oro, ¿este motivo hizo de este el torneo más complicado de ganar en tu carrera?
Sí, es la primera vez que me pasa en un torneo como este, si hubiera sido otro habría pensado en retirarme, pero me tocó sacar fuerzas en momentos en los que todo se puso cuesta arriba. En el partido (semifinales) contra Howard Shu empezó a dolerme y cuando estábamos 7-14 hubo una jugada en la que me tiré, la pierna izquierda no me respondió y necesité de apoyarme en la raqueta… Fue ahí cuando dije “hasta aquí”, pero fue ahí cuando salió el “segundo Kevin” para salir a matar o morir, y fue así como gané el partido.

¿Aunque luego vino la final, consideras que fue ese el partido en el que ganaste la medalla de oro?
Esos puntos fueron los clave porque estaba escrito que debía “tirar la toalla”, pero cuando reaccioné y salí de la semifinal me dije que esta medalla era mía y que Dios la puso en el camino para mí.

¿Te sorprendió enterarte de que la final no sería contra Osleni Guerrero, que era el favorito, sino contra Andrew D’Souza?
Sí, estuve con los médicos desde que salí de la cancha y por la tarde, cuando él jugó, “Chema” (José María Solís, su entrenador) se quedó a ver la otra semifinal y me envió un mensaje en el que decía “Osleni no soportó la presión”, algo que se me hizo extraño, pero que el canadiense haya ganado me dio un motivo más para recuperarme para la final.

A pesar de que era un local, el público te aplaudió y apoyó en cada punto que ganabas en la final, ¿qué representó esto?
Me sorprendió mucho, sobre todo porque ese día Canadá estuvo en tres finales, pero fue algo que agradecí y me ayudó mientras lograba mi objetivo.
¿Fue especial que entre ellos hayan estado tus familiares que viven en Canadá y tu hermano Eddy?
Gracias a Dios pudieron estar ahí porque una noche antes no habían conseguido boletos, que ellos pudieran verme ahí fue un detalle que me hizo tener más confianza y estar más positivo.

¿Cómo resumes la historia del novato que asistió a Santo Domingo 2003, ganó una plata en Rio 2007 y los oros en Guadalajara 2011 y Toronto 2015?
Primero le agradezco a “Chema” haber confiado en mí para conocer los Juegos Panamericanos porque eso fue vital para la actuación en 2007 y la primera de tres finales…. han sido 12 años muy buenos en los que he podido darle a Guatemala tres medallas.

Cuando vuelves atrás en el tiempo, ¿te imaginaste que el niño que Amílcar Argueta descubrió y le dijo a “Chema” que tenía a un zurdo que remataba duro alguna vez llegaría hasta aquí?
Por supueso que no, cuando comencé en el bádminton mi sueño era ir a los Juegos Olímpicos, pero con el paso del tiempo las cosas se han dado gracias al trabajo y el sacrificio que a la fecha me hacen seguir en la lucha.

¿Cuál crees que es la lección más importante que te ha enseñado el deporte?
Cuando me lesioné aprendí que para ser mejor deportista uno se enfoca en las partes física y técnica, pero que como persona todo está en la mentalidad y tuve un año para pensar en eso, esa fue una época en la que comprendí por qué era importante pensar dos veces las cosas y crecí tanto que ahora disfruto más de jugar al bádminton.

Un año nos separa de Rio 2016, ¿qué camino te espera para alcanzar los terceros Juegos Olímpicos en tu carrera?
Ahora estoy enfocado en eso y nadie me va a sacar de ese camino, tengo en mente jugar los torneos necesarios para lograr los puntos en el ranquin y la plaza.

La vida de un atleta está delimitada por un tiempo, las lesiones, su rendimiento y nivel, ¿hasta dónde quieres llegar?
Tengo mis planes y desde lo que pasé en 2013 supe que en el camino podían suceder muchas cosas, por ahora quiero clasificar a los Olímpicos y cuando termine mi actuación ahí saldré para uno de mis destinos o demás planes.

En detalle
Cordón resurgió luego de una rotura de ligamentos en la rodilla izquierda que sufrió en 2013.

•    Historia. En Toronto 2015, el zurdo se convirtió en el primer atleta nacido en Guatemala con dos oros panamericanos, algo que también logró el velerista Juan Ignacio Maegli.
•    En ruta. Los 5 mil puntos que ganó en los Panamericanos lo colocaron nuevamente con el mejor de América en el ranquin mundial, condición que debe mantener para clasificarse a los Juegos Olímpicos.
•    Pausa. Debido a problemas administrativos en su Federación Nacional, Cordón no asistirá al Campeonato Mundial, que se jugará en Indonesia a partir del 10.

Loading...
Revisa el siguiente artículo