Ser mejor no es una aspiración… ¡lo es todo!

“La necesidad de ser mejor es aún más grande a cada instante y en cualquier lugar”.

Ser mejor no es una aspiración… ¡lo es todo!
Por: Publinews

Ser parte de la coyuntura del deporte, aunque no como competidor activo y mucho menos como parte de la élite , exige muchas cosas, que en algunos casos resultan tan complicadas como el proceso de entrenamiento para un atleta previo a un evento de tanta importancia como el que inicia mañana en Toronto, Canadá, y que reunirá nuevamente a la élite del continente americano.

Luego de algunos años de experiencia en la crónica deportiva llegué a una simple conclusión que a diario me marca al momento de escribir en cualquiera de las plataformas de Publinews y que trato de reflejar en los caracteres que se leen en pantalla o en la edición impresa: ser el mejor significa saber que SIEMPRE habrá alguien mejor a quien superar.

Sin ir lejos y sin importar sus posibilidades de figurar en la disputa de las medallas, los Juegos Panamericanos le exigen a cada uno de los atletas que llevará en su uniforme las siglas “GUA” durante poco más de dos semanas ser el mejor, no importa si la competencia es contra sí mismos, por mejorar una marca o lograr otra, contra un campeón mundial u olímpico, un rival hasta entonces desconocido, un veterano que cumple con su última participación o un novato que quiere dar la sorpresa.

Durante casi 15 años he conocido a muchos atletas que interpretan en formas diferentes su necesidad por ser los mejores (desde aquellos que han aprendido a labrarse un camino con una beca económico-deportiva que les resulta insuficiente y los obliga a combinar sus entrenamientos con estudios, trabajo o el rol de madre, hasta quienes se han convertido en grandes figuras con actuaciones memorables a nivel internacional), con el denominador común de entregar todo lo que está a su alcance para lograrlo.

El detalle más importante de todos está en que el momento de ser los mejores ha llegado para cada uno de los casi 150 atletas que competirán en Toronto 2015 y no existe una prórroga para lograrlo, esta es la hora y no hay margen de error para quienes se han entrenado durante meses para una competencia que puede durar segundos, para un velocista sobre la pista, horas, para un nadador de aguas abiertas, o varios días, para una gimnasta o un jinete.

“Mañana” puede ser muy tarde para quienes significan una esperanza de tener un respiro y enterarse a través de los medios que uno de los suyos se colgó una medalla y olvidar durante un breve lapso la problemática política, económica y social que el país atraviesa en la actualidad.

Por esto último es que la responsabilidad para quienes competirán en suelo canadiense no se limita a un resultado deportivo o el color de una medalla y la necesidad de ser mejor es aún más grande a cada instante y en cualquier lugar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo