VIDEO. Esta obsesión hizo que casi le amputaran los brazos

Por Publinews
VIDEO. Esta obsesión hizo que casi le amputaran los brazos

(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.3”; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

El brasileño Romario Dos Santos Alves llegó a obsesionarse tanto con los músculos de sus brazos que cometió una imprudencia por la que estuvo a punto de perderlos.

Se dedicaba día y noche a perfeccionar sus músculos y sin pensarlo dos veces, se inyectó aceite en sus bíceps para que crecieran desproporcionadamente. Y lo logró, pero esa decisión pudo haber terminado con lo que más amaba de él, sus brazos, publicó el portal “Infobae”.

“Los médicos le advirtieron que podrían amputarle los brazos como consecuencia de los cócteles mortales que se ponía en sus extremidades para que crecieran y así parecerse al Increíble Hulk”, señala este medio.

“Si la tomas una vez habrá definitivamente una segunda, es adictivo”, reconoció Romario, de 25 años. “Recuerdo al médico diciéndome que tendrían que amputarme ambos brazos”, expresó en una entrevista publicada por el diario británico Mirror.

“Quiero que otras personas vean los riesgos. Pude haber muerto, todo porque quise músculos más grandes. Vi a algunos hombres realmente grandes en el gimnasio con enormes brazos y comencé a hacerme amigo de ellos. Me llevaron al “Synthol” (esteroide) y me entusiasmé por los resultados. Perdí el control”, dijo.

Pero la adicción a los químicos hizo que la salud mental de Romario empezara a debilitarse. “Fui hospitalizado. Finalmente, gracias a Dios, el médico me dijo que no habría que amputar. Podría remover el “Synthol” solidificado que se había formado en mis brazos”, confesó Romario.

Loading...
Revisa el siguiente artículo