Rebecca Adlington: "La natación es un escape"

La nadadora británica más exitosa compartió con Publinews Internacional sus perspectivas, ahora alejada de la competencia de alto rendimiento. A sus 25 años, disfruta de sumergirse sin tener que buscar un tiempo más corto o un récord.

Por: Publinews

Foto: Agencias Foto: Agencias

Rebecca Adlington tenía apenas 19 años cuando ganó dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, en los que rompió el récord mundial de los 800 metros libres.

Ahora, tiene 25 años, y se retiró de este deporte, pero eso no significa que se haya quitado las gafas para sumergirse en la piscina.

Este verano será parte del equipo de la campaña de SwimBritain, una iniciativa cuyo propósito es incrementar la conciencia de la gente respecto de los beneficios mentales y físicos de la natación. Adlington se sincera con Publinews Internacional sobre por qué este deporte es el amor de su vida y es mucho mejor que tomar pastillas.

¿De acuerdo con una nueva investigación, la natación está destinada a ser una cura extremadamente efectiva contra el insomnio y sentirse mal. En ese caso, ¿no deberían las personas que sufren de este mal o de depresión tener la posibilidad de construir una piscina en sus casas o suscribirse gratis a un club de natación local?

No sé cómo podríamos financiarlo, pero sería mucho mejor que las pastillas si has tratado todas las demás posibilidades.

Ese mismo estudio argumenta que nadar unas vueltas a la semana puede disminuir en un tercio las emociones negativas. Tú fuiste víctima de los “trolls” de Twitter, ¿quieres decir que nadar fue lo que te ayudó a lidiar con el abuso virtual?

Definitivamente me dio confianza y fue mi escape. Es algo muy importante y el amor de mi vida. Es agradable estar en una piscina con tus propios pensamientos y ser capaz de procesar las cosas, y entender qué está pasando. Puede darte paz.

También se supone que hace a las personas menos amargadas. ¿Está bien empujar a la gente molesta a la piscina

La gente está amargada por una razón. Si acabas de romper con tu pareja, entonces es muy probable que no te vayas a animar. Pero sé que para mí, si me siento un poco letárgica, me ayuda a limpiar mis telarañas, pensar las cosas, y encontrar soluciones.

¿Cómo describes la natación?

Libertad: la sensación de estar en el agua no se compara con nada, no puede replicarlo. Me meto en mi propio mundo. Y es sencillamente como la ingravidez, que puedo imaginar que se siente estar en el espacio.

Si pudieras ser un pez, o cualquier otra criatura del mar, ¿qué te gustaría ser?

Realmente no he pensado en eso… supongo que ¿un delfín? Realmente no me gustan los peces. Bueno me gustan, pero no me los como, entonces no sé mucho sobre ellos.

¿Qué no te gusta de ellos?

Supongo que es como comerme mi propia especie.

¿Qué característica física tendrías de ellos?

Agallas. Porque nos podemos poner aletas, pero respirar bajo el agua es algo que no podemos copiar.

 

Mucha gente prefiere correr o montar bicicleta porque es más fácil usar leggins y suéteres anchos y porque en ocasiones se sienten inseguros de la manera que se ven sin ropa.

Vas a la piscina a escapar, no a mirar a las demás personas. Tan pronto como saltas en ella, nadie va a verte de ninguna manera. También es sobre tener el equipo de natación adecuado. Mucha ropa de baño ahora tiene mucho soporte; Speedo tiene una gama que hace esa clase de cosas, como meter tu barriga, como Spanx, pero no tan ajustado.

¿Cuántas vueltas tienes que nadar antes de salir de la piscina?

Obviamente puedo nadar por mucho tiempo… Puedo hacer dos mil metros y eso está bien para mí. Podría detenerme a tomar algo, cambiar de brazada o limpiar mis gafas. Pero diría que, para la mayoría de personas, nadar por 30 minutos dos veces a la semana es un muy buen comienzo.

¿Dirías que nadar es más un deporte que una terapia?

Cuando competía era definitivamente un deporte. Pero ahora es más sobre tiempo de ocio, ni siquiera trato de nadar rápido. Me costó mucho motivarme luego de los Juegos Olímpicos porque mi cuerpo estaba cansado de ejercitarse. Entonces después de seis meses de no estar en una piscina, tome ese tiempo de descanso para interrogarme mental y físicamente; tenía que aprender que no era una carrera.

Romina McGuinness / Publinews Internacional

Loading...
Revisa el siguiente artículo