Triplete del rey de la velocidad en cuarta etapa del Tour

Kittel pareció menos dominador que la víspera en su triunfo en la meta de Londres, pero terminó imponiéndose por media rueda a Kristoff...

Por Publinews

AFP AFP
LILLE. El velocista alemán Marcel Kittel (Giant) sumó su tercer triunfo de etapa en el Tour de Francia en cuatro días de carrera, este martes en la meta de Lille, donde se impuso al noruego Alexander Kristoff y al campeón de Francia Arnaud Démare.

El vigente campeón de Italia Vincenzo Nibali (Astana) conservo el maillot amarillo, la víspera de la jornada que el pelotón pasará por un peligroso tramo de empedrado, después de una etapa sin grandes cambios en la general que estaba prometida para los velocistas, y ahí ya no hay dudas de que Kittel es el rey indiscutido.

Sin embargo, el británico Chris Froome, defensor del título y uno de los favoritos para ocupar el primer escalón de podio en París, sufrió una caída al inicio del recorrido que le produjo heridas sobre su costado izquierdo (espalda, hombro, cadera, rodilla) y, principalmente, en las muñecas, lo que abre ciertos interrogantes y alguna preocupación en su equipo Sky de cara al futuro.

En la definición de la jornada, Kittel pareció menos dominador que la víspera en su triunfo en la meta de Londres, pero terminó imponiéndose por media rueda a Kristoff, vencedor en marzo de la clásica Milán-San Remo, quien había lanzado el esprín en cabeza pero no pudo resistir el contraataque del gladiador alemán.

Démare, debutante en el Tour, intentó meterse en la conversación a falta de 100 metros y tuvo que conformarse con quedar por delante del potente eslovaco Peter Sagan y otro joven francés, Bryan Coquard.

El velocista alemán Andre Greipel cruzó la línea en sexta posición.

“Estoy muy contento pero también estoy muy cansado”, declaró Kittel. “Fue difícil quedarse juntos en el último kilómetro. Fue difícil en la última curva. No sabía muy bien dónde estaban los otros (favoritos velocistas). Fue muy duro, realmente muy cerrado”, reconoció el germano de 26 años.

Kittel consiguió su séptima victoria de etapa en la ronda gala en un total de tres participaciones, y su décima desde el inicio de la temporada, en base a un ejercicio que lo está convirtiendo en un emperador sin rival, sobre todo tras la baja del británico Mark Cavendish, el otro crack del esprín que podía desafiarlo con mismas armas.

En esta etapa de 163,5 kilómetros, el francés Thomas Voeckler llevó adelante desde casi el comienzo una larga fuga que inició con el español Luis Maté y después continuó en solitario a 55 kilómetros de la meta.

Pero el exlíder de los Tours de 2004 y 2011, famoso por este tipo de proezas que lo han llevado a vestirse de amarillo, fue cazado por el pelotón a menos de 20 kilómetros del final.

El luxemburgués Andy Schleck, ganador del Tour 2010, se bajó antes de la partida de la etapa en Le Touquet afectado en su rodilla derecha por la caída de la víspera.

Por su lado y a su tiempo, el neozelandés Greg Henderson, “lanzador” usual del alemán Greipel, también abandonó después de caerse a 30 kilómetros de la meta.

“Fue una jornada muy nerviosa. Hubo un corte en dos. Ha sido una carrera un poco loca hoy (martes)”, resumió el actual líder de la prueba, el siciliano Nibali.

Otros corredores también sufrieron caídas, pero pudieron continuar con la carrera, como fue el caso del ganador de la última París-Roubaix, el holandés Niki Terpstra, y el actual líder de la clasificación de la regularidad, Peter Sagan. AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo