Extranjeros encienden la fiesta en sede inaugural

En la Avenida Paulista, una de las más transitadas, se observan algunas banderas brasileñas en las ventanas, pero lo más atractivo es el desfile de camisolas de las selecciones participantes.

Por Publinews

Foto: Publinews Foto: Publinews

Solo faltan algunas horas para que el balón empiece a rodar en el estadio Arena de São Paulo, en donde se inaugurará la Copa del Mundo de Brasil 2014, pero la alegría que reflejan los turistas que invaden las calles de esta ciudad no contagia por completo a sus habitantes, quienes se debaten entre el evento deportivo más importante del año y las múltiples protestas.

En la Avenida Paulista, una de las más transitadas, se observan algunas banderas brasileñas en las ventanas, pero lo más atractivo es el desfile de camisolas de las selecciones participantes que lucen los extranjeros por esta arteria.

A pesar de la inconformidad de muchos brasileños de que se realice en su país la Copa del Mundo, por el alto costo que representa, en el metro las personas son atentas cuando se trata de brindar información a los pasajeros, sobre todo porque, debido a las huelgas, solo funcionan dos de las cinco líneas, y las rutas han cambiado con frecuencia.

Llama la atención la amabilidad de las personas al transitar por las calles en cosas tan sencillas como el respeto a quienes cruzan en los “pasos de cebra”.

Como todo buen guatemalteco, cuando llego a cada esquina, paro y veo hacia ambos lados y, cuando estoy seguro de poder continuar, lo hago.

Aquí son los peatones quienes llevan la vía y pasan con rapidez al llegar a un cruce mientras que los automovilistas los respetan.

Algo muy bien utilizado por los paulistas son las bicicletas del estado por las que los usuarios pagan cuando las recogen en una estación y las devuelven en otra cercana a su destino.

El respeto de los habitantes es ejemplar y contribuye a que vivan en paz. Son 20 millones de ellos y aunque, por el momento, no todos viven la fiebre del Mundial, como visitante espero ayudar a contagiarlos de ella.

Andrés Valenzuela / Enviado Especial para Publinews

Loading...
Revisa el siguiente artículo