Esteban Loaiza: "El latino le da un toque único al beisbol"

Luego de una carrera que le permitió acumular 126 victorias en las Grandes Ligas del beisbol estadounidense, el exlanzador mexicano busca la “zona de strike” en nuevos talentos de países latinoamericanos, incluida Guatemala.

Por Publinews

Foto: Publinews Foto: Publinews

Una carrera de 14 años en las Grandes Ligas le permitieron a Esteban Loaiza hacerse con un espacio entre los mejores lanzadores de la época y extendió la tradición de peloteros latinoamericanos que causaron un impacto en los diamantes en los que se juega el mejor beisbol del planeta.

Ocho fueron las organizaciones: los Piratas de Pittsburgh, los Vigilantes de Texas, los Medias Blancas de Chicago, los Yanquis de Nueva York, los Nacionales de Washington y los Dodgers de Los Ángeles para las que Loaiza jugó entre 1995 y 2008.

En ese lapso, el nacido en Tijuana participó en dos ediciones del Juego de las Estrellas y, en 2003, cuando tuvo su mejor año como parte de los “patipálidos”, obtuvo 21 victorias (con las que igualó el récord para un mexicano que Fernando Valenzuela había establecido en 1986) y terminó segundo en la votación al Premio Cy Young de la Liga Americana detrás de Roy Halladay.

Su carrera continuó en la liga de su país hasta 2012 pero, luego del final de esta, Loaiza decidió mantenerse cerca del campo para promover nuevos talentos para que tengan opción de ser observados por los cazatalentos de las Grandes Ligas.

Este motivo fue el que, en forma reciente, le trajo a Guatemala, donde iniciará pronto una academia para lanzadores y Publisport aprovechó para conversar con él.

Al igual que la rotación de la pelota, luego de tu retiro como profesional, esta es una nueva etapa para ti, cerca del diamante.

Sí, fui jugador durante 23 años y ahora trato de ayudar a los jovencitos latinoamericanos para que den ese esfuerzo, que aprendan a trabajar duro para llegar hasta las Grandes Ligas y a jugar en ese nivel durante muchos años.

¿Cuál fue el aprendizaje más importante que tuviste durante el tiempo que estuviste en la Gran Carpa?

Fueron muchos, pero recuerdo con agrado mi primera experiencia con Pittsburgh y tuve mi primera apertura en una temporada… ese fue un juego contra (los Filis de) Filadelfia en el que me enfrenté a Curt Schilling, que era un tremendo lanzador, y en el que terminé como ganador. A partir de ahí, todo fue de mucho trabajo en cada subida al montículo.

Se dice fácil, pero haber estado en la terna por el Cy Young no es algo que esté al alcance de muchos lanzadores latinoamericanos.

No, y mucha gente aún me dice que debi haberlo ganado… al final, el trofeo fue para otra persona, pero me gané a la afición. A partir de ahí recibí el apoyo de mucha gente en México, los medios, incluso los presidentes de la República quienes me invitaron a visitarlos en la casa de Gobierno.

¿Cuál es la importancia del jugador latinoamericano en las Grandes Ligas?

Eso se nota en el momento en el que los peloteros se dan cuenta de que están en el nivel más alto, en el que ya no es amateur y que se vuelve su trabajo y su manera de vida.

¿Y cuál es su impacto en el nivel de juego de la Liga?

Es grande porque le añade un toque y una alegría que no se ve en otros jugadores, cada vez hay más talento que sale de México y de otros países que hace que el juego sea más atractivo y esperemos que pronto un guatemalteco pueda estar ahí.

COMENTA: ¿Crees que la presencia de expeloteros de Grandes Ligas como Esteban Loaiza contribuyan a encontrar nuevos talentos en el beisbol de Guatemala?

Fernando Ruiz Del Valle

Loading...
Revisa el siguiente artículo