Nuevas estrategias para un viejo clásico

El clásico entre el Barcelona y el Real Madrid revive viejas pasiones, pero en esta ocasión lucirá renovado no solo por las nuevas contrataciones de ambos equipos, sino por las estrategias que utilizarán los técnicos, debutantes en derbis españoles, aunque los ojos del mundo se fijarán en cuatro jugadores en especial: Messi, Neymar, Ronaldo y Gareth Bale, en el clásico número 221 en la historia de la Liga Española.

Por: Publinews

Foto. Publinews Foto. Publinews

La rivalidad deportiva más seguida del planeta cobrará un nuevo auge el próximo 27 de octubre cuando el Barcelona y el Real Madrid se enfrenten en el primer clásico de la temporada, en el que ambos equipos presentarán renovados no solo por sus estrategias, sino además por sus nuevas contrataciones, especialmente en los banquillos y en las líneas de ataque.

El derbi español siempre ofrece emociones especiales y este les exige a los seguidores de ambos clubes un buen paladar y nervios templados.

Luego de la contratación del delantero brasileño Neymar y la llegada del técnico argentino Gerardo “el Tata” Martino, el Barcelona se presentará a este enfrentamiento con nuevos aires, pues a diferencia del equipo que dirigió Josep Guardiola y Tito Vilanova, donde los jugadores buscaban la construcción de las jugadas a través de los pases, “el Tata” ha permitido un juego más vertical.

“A Gerardo Martino le gusta el ritmo y la velocidad de balón y, sobre todo atacar. Es muy inteligente”, Ariel Palena, expreparador físico de Gerardo Martino.

El Barça cuenta con hombres muy rápidos en ataque, lo que ha sabido aprovechar el técnico argentino para descongestionar el juego en los momentos en que ha sido necesario.

El marcaje individual en defensas a balón parado es otro de los cambios que presenta el equipo catalán, aunque lo que más llama la atención es la verticalidad con la que afronta muchas de las jugadas de ataque. Con el sistema táctico que ha implantado “el Tata”, los azulgranas tocan menos el balón pero van más directo a la puerta.

El esquema que ha utilizado Martino y que le ha funcionado en la Liga en la que marcha invicto y de líder ha sido el 4-3-3, conformando un ataque de ensueño al utilizar a Messi, Alexis Sánchez o Pedro y Neymar.

Pero una de las piezas claves en su armado es Cesc Fàbregas, quien se ha convertido en una pesadilla para las defensas rivales, pues con su movilidad ha aumentado las posibilidades de anotar a los delanteros, con lo que demuestra por qué Martino no quiso que se fuera al Manchester United.

Otro de los puntos que diferencian al Barça del “Tata” de los anteriores es su apuesta por incluir a más futbolistas, lo que le permite equilibrar los esfuerzos entre la plantilla.

Por su lado, el también debutante técnico del Real Madrid, Carlo Ancelotti, le ha inyectado sangre nueva al equipo blanco, al que se le ha visto con mejor toque, más rápido e incluso más fuerte físicamente.

El italiano utiliza un esquema de 4-3-3 y, aunque no es un técnico de ideas fijas, ese sistema de juego lo considera un talismán, pues con él fue campeón de la Champions League, con el Milan, en dos ocasiones, y logró el campeonato nacional en Italia, Inglaterra y Francia.

Con muchas variantes en su plantilla y ya sin el centrocampista Mesut Özil, Ancelotti ha encontrado por medio de Sami Khedira, Isco Alarcón y Luka Modric el equilibrio para que el equipo no se parta en dos, y ha asegurado el balance defensa-ataque, algo que le ha caído bien al equipo.

En el campo, la táctica y distribución de los jugadores son diferentes de la que mantuvo José Mourinho, con un doble pivote, línea de tres mediapuntas, dos por las bandas y un delantero. El italiano ha sido radical y ha jugado con cuatro defensas, tres centrocampistas, dos mediapuntas y un delantero. Aunque ha hecho algunas variaciones, Ancelotti cuenta con un tridente ofensivo casi imparable, con Benzema, Ronaldo y Bale o Di María.

Pero al Madrid también se le ha visto más sonriente, pero también más joven, sobre todo por las contrataciones de Daniel Carvajal, Isco y Asier Illarramendi, sin dejar atrás las intervenciones de Morata, Casemiro, Nacho y Jesé, quienes le han dado al Madrid una cara renovada.

El Camp Nou abrirá sus puertas para dar la bienvenida al Clásico número 221 en la historia entre los dos grandes de España y el número 167 en la Liga Española.

En la historia de los derbis, el Real Madrid inclina la balanza a su favor, con 90 victorias ante 85 de los azulgranas. Han empatado en 45 ocasiones.

Este será el duelo número 110 para el Barcelona jugando como local, de los que ha ganado 63, empatado en 21 ocasiones y perdido en 26.

El equipo catalán sufrió un duro revés en febrero y marzo pasados, al caer en doble partido ante el Real Madrid, 1-3 en casa en el juego de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, y 2-1 de visita, en la Liga, con los que sumó cinco encuentros sin ganarle a su archirrival, lo que aumenta su sed de triunfo y pone un ingrediente extra a este exquisito platillo que enfrentará a dos equipos con ideas nuevas dentro del campo pero con un mismo objetivo.

Opinión invitada

Este juego será distinto, Martín Machón, exseleccionado nacional de futbol

El choque entre los grandes de España, el Barcelona y el Real Madrid, será diferente debido a que los nuevos técnicos Gerardo Martino (Barça) y Carlo Ancelotti (Real) variarán el estilo de juego y seguro propondrán alineaciones interesantes.

Ambos clubes han invertido en técnicos y jugadores de renombre, pero los azulgranas son favoritos por ser locales, además por su juego de conjunto pueden mantener la posesión del balón y controlar el partido.

El Madrid podría hacer debutar en derbis a más jugadores, pues hizo varias contrataciones.

En los partidos anteriores de la Liga y la Champions, he observado que el Barcelona remata más desde afuera del área y contragolpea, por indicaciones de Martino.

Mientras, el Real trata de pasar su juego por Isco. Carlo Ancelotti ha buscado ser más ofensivo; sin embargo, en el clásico creo que el Barça controlará más el balón y el Real jugará al contragolpe.

Uno de los atractivos de este encuentro serán las duplas ofensivas. Messi y Cristiano serán los encargados de marcar la diferencia y sus acompa-ñantes intentarán sobre-salir. Neymar se ha adaptado mejor que Gareth Bale, aunque hay que recordar que el galés no hizo la pretemporada con el equipo y eso le puede pesar.

Duplas que prometen grandes emociones

El mejor duelo del mundo era hasta hace siete meses también un pulso entre el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo, pero desde esta temporada será cuestión de parejas, pues ambos tienen a un nuevo compañero para conformar una dupla letal que tendrá la oportunidad de medirse en el primer clásico de la temporada, en la décima jornada de la Liga Española.

Y es que el Real Madrid se armó con una delantera de ensueño, al colocar al galés Gareth Bale junto a Ronaldo, la dupla más cara de la historia, que medirá su potencia y velocidad a la habilidad y fantasía de Messi y Neymar, la única pareja en el mundo que puede opacar a los atacantes merengues.

La pareja azulgrana tiene en común un juego combinado, y a Neymar no le ha costado mucho adaptarse a los jugadores del club catalán, que tienen ya varios años juntos y juegan casi de memoria.

Mientras Messi tiene un regate único para gambetear en plena carrera, y entre ceja y ceja solo le cabe la posibilidad de anotar, Neymar lo complementa con un estilo más pausado, a lo brasileño.

El exjugador del Santos hace magia con el balón en los pies, tiene gran facilidad de desborde y una gran virtud para el remate, ambos poseen gran habilidad para desmarcarse, rapidez y precisión en cada pase.

Pero para darle más brilló a su alineación, “el Tata” Martino alineará a un elemento más en el ataque, que bien puede ser Alexis o Pedro, además del trabajo de Cesc y Xavi; las opciones del estratega argentino en la línea ofensiva son enormes.

Enfrente, la mayor fortaleza de Ronaldo y Bale es la potencia y velocidad que poseen para desbordar a cualquier defensor. Ambos se complementan además, pues uno es diestro y el otro zurdo, por lo que pueden repartirse ocasiones, perfilarse y ser desequilibrantes.

A Bale no por nada le apodan “El expreso de Cardiff”, pues es casi un velocista. Según estudios que le realizaron, puede recorrer 719 metros a una velocidad promedio de 24 kilómetros por hora, en comparación, David Rudisha batió el récord mundial de los 800 metros en Londres 2012 con un ritmo medio de 28,8 km/h.

Así que falta ver ¿quién ganará el pulso? ¿cuál será la mejor dupla? y ¿cuál de ellas se entenderá mejor en el terreno de juego?

Reina Damián

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo