Messi declara por supuesto fraude fiscal

La estrella del Barcelona así como su padre Jorge Messi respondieron en calidad de imputados ante un juez por una presunta evasión fiscal de 4,16 millones de euros

Por: Publinews

AFP AFP

GAVÀ. El delantero argentino Lionel Messi compareció este viernes en un juzgado de Gavà, en el sur de Barcelona, donde mostró su deseo de colaborar con la justicia por un supuesto fraude fiscal, que no parece empañar su estatus de icono futbolístico mundial.

En medio de una gran expectación mediática, la estrella del Barcelona así como su padre Jorge Messi respondieron en calidad de imputados ante un juez por una presunta evasión fiscal de 4,16 millones de euros vinculados a sus derechos de imagen entre 2006 y 2009.

Durante estas declaraciones, “se ha evindenciado una escasa voluntad defraudatoria y una gran voluntad de regularizar su situación con la Agencia Tributaria”, señaló al salir de la sede judicial el abogado del jugador, Cristóbal Martell, en una escueta declaración.

El letrado insistió en que, desde el principio del proceso, “la instrucción de la familia Messi fue transparencia, claridad y colaboración”.

Animado por los vítores de decenas de aficionados que coreaban su nombre, Messi, de 26 años, abandonó la sede judicial sin hacer declaraciones, con una sonrisa de satisfacción y levantando el dedo pulgar a las cámaras.

El capitán de la selección argentina fue interrogado durante cerca de una hora mientras que su padre, que había declarado antes, estuvo casi dos horas ante el juez.

Dada la imagen poco conflictiva y profesional del ariete, centrado únicamente en el fútbol, su padre Jorge Messi parece haberse convertido en el chivo expiatorio de la afición barcelonista.

“No ha hecho nada. Habrá sido su padre o sus agentes, pero él de estas cosas no se entera”, dice convencido Miguel Atienza, seguidor del Barça de 17 años que acudió al juzgado para ver a su ídolo.

“Yo no entiendo nada de todo eso, por eso tenemos a las personas que tenemos que nos manejan este tema”, aseguró el jugador al iniciar en julio la pretemporada con el Barcelona.

Tras ser imputados por un juez en junio pasado, sus abogados aseguraron que el jugador “ya ha pagado lo que legalmente le correspondía”. Pero a mediados de agosto los Messi pagaron a Hacienda 5 millones de euros para saldar la deuda y los intereses, lo que rebajará notablemente la pena en caso de que sean condenados.

El caso nació de la denuncia de una fiscal de Barcelona el 13 de junio, que acusó a los Messi de “burlar” a Hacienda cediendo los derechos de imagen del delantero a “sociedades puramente instrumentales” ubicadas en países como Belice y Uruguay, entonces considerados por la OCDE como paraísos fiscales.

Desde un primer momento, la defensa del delantero argentino se encaminó a exculparlo de cualquier responsabilidad.

En un escrito al juzgado obtenido por el diario catalán El Periódico, Jorge Messi señaló a un exagente del jugador, Rodolfo Schinocca, encargado de “la estructura y gestión” de los ingresos de Messi por derechos de imagen.

Schinocca, en declaraciones a la radio española Cope, se desentendió del asunto señalando que dejó de trabajar con los Messi en 2006, antes de producirse el supuesto delito.

Reputación intacta

Con una imagen de estrella mucho más humilde que, por ejemplo, su principal rival del Real Madrid, el portugués Cristiano Ronaldo, la imputación de Messi causó sorpresa en el mundo del fútbol español aunque no parece haber afectado a la reputación del jugador.

“Messi es un ídolo para niños y mayores. Esto se olvidará enseguida. Pagando a Hacienda y marcando goles, esto se olvida. No le va a perjudicar”, afirmaba este viernes Joaquín Bosch, prejubilado de 60 años que, como otras decenas de seguidores barcelonistas, vitorearon a su ídolo en Gavà.

“A mi me da igual mientras no le afecte en el campo”, aseguró Sergio García, un estudiante de 17 años que, de momento, ve como se cumplen sus deseos.

Con siete goles en seis jornadas de Liga y un triplete en el único partido de Liga de Campeones, el rendimiento del argentino parece inmune a la polémica.

El valor del astro, de indiscutible relevancia en el campo, también lo es en el mercado de fichajes.

Entre 2007 y 2009 percibió más de 10,17 millones de euros (13,7 millones de dólares) en conceptos de imagen y la revista Forbes lo clasifica como el décimo deportista más rico del mundo, con unos beneficios anuales de 21 millones de dólares.

Pese a la imputación, Messi sigue siendo una de las principales bazas publicitarias de marcas como Adidas o la saga de videojuegos de fútbol Fifa, cuya edición de 2014 utiliza su imagen en la portada.

AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo