Carlos 
"El Pescado" Ruiz

Catorce años, más de un centenar de partidos y 55 goles como seleccionado nacional han hecho del delantero la figura más importante que alguna vez se vistió con los colores azul y blanco.

Por: Publinews

pescado ruizEl “20” de Guatemala se alista para cerrar, a sus 34 años, su etapa en la bicolor, pero no será contra Argentina el 14 de junio, aún hay un poco más por ver completó mi vida”

Con excepción de Panamá, Ruiz le anotó a todos los grandes rivales de Concacaf. Costa Rica recibió cinco de sus goles.

En la vida, y por supuestos en el deporte, todo ciclo, por más exitoso o importante que haya sido para cualquier atleta, tiene fecha de caducidad, y eso lo tiene claro desde hace varios meses Carlos Humberto Ruiz Gutiérrez, actualmente en el D.C. United de la MLS (el undécimo club extranjero para el que ha prestado sus servicios), pero el momento para decir “hasta siempre” como integrante de la Selección Nacional de futbol no será inmediato.

Carlos jugó su último partido oficial para la bicolor el 15 de noviembre de 2012, en Colorado, Estados Unidos, contra el combinado local en el que Guatemala cayó 1-3 (con anotación suya) y se despidió del camino a la Copa Mundial de Brasil 2014.

Tristemente, esta historia resultó conocida para el delantero (33 años), quien antes sufrió el mismo infortunio en las clasificatorias a Corea y Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, en las que no vio completo uno de los pocos objetivos que quedaron pendientes en su carrera: ser mundialista.

fishA lo largo de casi 15 años su debut como seleccionado fue el 11 de noviembre de 1998, en Los Ángeles, contra México en la denominada Copa Mitch, Carlos generó paralelo a su carrera en el extranjero su propio prestigio como el líder, dentro y fuera del campo de la bicolor y alcanzó a convertir 55 goles para establecerse como su máximo anotador histórico.

El número “20”, su favorito aunque en ocasiones lo hizo con el “9”, lo ha identificado en 103 encuentros y lo hará, según sus propias palabras, en tres ocasiones más para cerrar por completo el capítulo.

Diferentes versiones indicaron que Carlos se despediría como internacional en el choque del 14 contra Argentina, pero esto sucederá, según sus propios planes, hasta dentro de cinco meses para hacerlo a su manera y contra un rival que motive la presencia de aficionados en el estadio Mateo Flores.

“Quiero organizar, para las últimas fechas FIFA de este año que están programadas para noviembre, mi partido de despedida en Guatemala y estoy tratando de confirmar que sea contra una selección de primer nivel, que sea del agrado de los aficionados guatemaltecos, pero apovecho esta entrevista con Publisport para dejar claro que soy yo quien quiere organizar, bajo mis términos y condiciones, ese último partido”, explica el futbolista.

Entre la rutina de entrenamientos, viajes y juegos con el United su quinto equipo en la MLS luego del Galaxy de Los Ángeles, FC Dallas, Philadelphia Union y Toronto FC, Carlos se toma un rato libre para conversar sobre los momentos que marcaron su trayectoria dentro del campo y en defensa de Guatemala.

Nunca me tracé metas como la de convertirme en goleador del equipo, sino que siempre pensé en objetivos globales dentro de la selección”

Varios son los momentos en los que habla con un tono de voz que denota alegría por recordar con agrado esa etapa, en la que participó en torneos oficiales como la Copa de Naciones Centroamericana (antes Uncaf), la Copa Oro de Concacaf y los procesos eliminatorios a las Copas del Mundo.

También las selecciones menores, en los espacios del Ciclo Olímpico, como los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Maracaibo, Venezuela 1998; los Panamericanos de Winnipeg, Canadá 1999 y la eliminatoria hacia Sídney 2000, fueron parte del camino de “el Pescado” para convertirse en una marca registrada de la representación nacional.

Ruiz logró mantener su condición de legionario en clubes de Europa, Estados Unidos y México, pero sin perder el contacto y rara vez una convocatoria con el equipo nacional.

Quienes alguna vez ocuparon el puesto de seleccionador como Julio César Cortés, Ramón Maradiaga o Ever Almeida coincidieron en que su liderazgo dentro del campo, además de su talento para marcar goles, siempre fue más que trascendental para el manejo del grupo de jugadores y haber alcanzado resultados en los que se necesitaba algo más que talento para doblegar al contrario.

pescadoEl dato

El goleador histórico de Guatemala

Fue el 14 de junio de 2008, en el partido contra Santa Lucía por la eliminatoria de Concacaf rumbo a la Copa Mundial de Sudáfrica 2010, cuando Carlos encontró en el estadio Mateo Flores un espacio único en la historia de la bicolor al haber convertido cuatro tantos en la victoria 6-0, de los cuales el segundo fue su número 39 con el que dejó atrás a Juan Carlos Plata, quien se mantuvo en esa condición durante más de un lustro. Ruiz alcanzó, durante los cuatro años posteriores, la cuota goleadora de 55 vestido con los colores nacionales.

 

¿Qué te genera el saber que los siguientes tres partidos serán el cierre de tu etapa dentro de la selección de futbol de Guatemala?

En realidad mi retiro fue el año pasado después del partido contra Estados Unidos en Colorado. Durante el Congreso de Concacaf en Panamá platiqué con Brayan Jiménez (presidente de la Federación Nacional de Futbol) y después me habló Everaldo Valencia (organizador del partido contra Argentina) para decidir mi participación y que Guatemala presente el mejor cuadro posible, pensando en obtener un buen resultado contra Argentina. Si bien este es un partido amistoso y contra una selección a quienes muchos señalan como la favorita para ganar el Mundial del próximo año o que tiene muchas figuras que juegan en los principales clubes de Europa, es en el Mateo Flores y con nuestra afición. La selección de Guatemala no debe pensar, ni por un instante, en salir derrotada ni humillada el 14 de junio.

 

Previo a eso, te veremos unos días antes en el partido contra Belice.

Sí, se dio la posibilidad de que Guatemala jugara en las dos fechas FIFA de junio y debido a que no tenemos competencia internacional para la Selección en los próximos meses, el objetivo es que ganemos todos los amistosos que se puedan programar.

 

Al volver a los años anteriores, en 1998 cuando Eduardo Luján Manera te convocó a jugar la Copa Mitch, ¿imaginaste que tus actuaciones te llevarían a ser no solo un referente, sino también el máximo goleador de Guatemala?

Creo que nunca te imaginás que vas a tener un éxito así, pero siempre es una ilusión para cualquier futbolista jugar para el equipo de su país. Con el paso del tiempo, las cosas se dieron para mí.

Se me dio la oportunidad de jugar en el extranjero y cada vez que me convocaban traía otro ritmo de juego que me permitió lograr cosas importantes y marcar un impacto. La verdad es que para mí nunca fue una meta trazada convertirme en goleador del equipo, sino que fueron metas de grupo. Siempre quise que como selección trascendiéramos en la Copa de Naciones, que lográramos clasificar a la Copa Oro, que hiciéramos ahí un buen papel; jugar bien las eliminatorias y finalmente lograr el sueño de clasificar al Mundial.

 

¿Cuál o cuáles consideras los recuerdos más bonitos que te vas a llevar de tu etapa profesional como seleccionado?

Creo que la eliminatoria para Alemania 2006 con Ramón Maradiaga como entrenador en la que casi llegamos al repechaje entre Concacaf y Asia. En esa selección logramos formar un grupo de amigos y de personas comprometidas para llevar a Guatemala por primera ocasión a un mundial. Con esa selección le ganábamos a cualquier combinado, lo hicimos contra Bolivia, le ganamos en su casa a Venezuela y le empatamos a Colombia, sin duda era un equipo que marcaba diferencia dentro del campo y también fuera de él, era un excelente grupo de personas.

 

¿Y el más triste?

La verdad es que tengo más lindos que tristes, pero el que más me marcó fue en esa misma eliminatoria, en el partido que le ganamos a Costa Rica (3-1) en el Mateo Flores en el que estábamos pendientes del resultado entre Trinidad y Tobago y México. Cuando nos enteramos de que los mexicanos habían perdido (los trinitarios avanzaron al repechaje), no se hablaba de otra cosa más en el vestidor y, sin duda, fue el momento más amargo que me tocó vivir.

 

¿Cuál de todos los 55 goles que has anotado para Guatemala significa algo especial y por qué?

El primero, ese contra El Salvador en la Copa de Naciones de 1999 (en San José, Costa Rica), a partir de ahí, mi confianza creció de manera enorme, en ese momento era un jugador muy joven entre un grupo con muchas figuras. Ese gol, aparte de la victoria (1-0) ese día, permitió que empezaran a creer en mi trabajo, que se fijaran en mi juego con Municipal. Después de eso, logré con 18-19 años ser un titular indiscutible en la selección con el apoyo de “el Pocho” (Julio César) Cortés, quien ha sido el técnico que más confianza y apoyo me ha brindado en mi carrera. Sin duda, ese primer gol creció tanto para demostrarme qué podía hacer y a partir de ahí subió mi nombre como una figura.

 

¿Cómo se concretó el gol en ese partido?

Fue un pase de “el Negro” Valencia, una pelota a ras del césped que un defensa quiere despejar, me queda para el remate y la puse en una esquina de la portería de nuestros rivales.

 

Jugaste cuatro eliminatorias. ¿Por qué crees que Guatemala nunca logró concretar una clasificacion?

La mentalidad del jugador guatemalteco es un poco limitada cuando está en el ambiente de las eliminatorias, y creo que es parte de la idiosincrasia del chapín. La personalidad de la que se carece te la da el querer jugar a un nivel superior en un área donde el futbol no es el mejor del mundo. Siento que el problema está en la poca confianza que nos tenemos a la hora de afrontar desafíos importantes y eso te lo demuestran los jugadores de Honduras, Costa Rica o Panamá, que han crecido mucho en estos últimos años. Ellos tienen a muchos futbolistas participando en ligas del extranjero, se muestran mentalmente preparados y en verdad se la creen. Si bien hacíamos buenos partidos en el extranjero y lográbamos resultados positivos, la mentalidad débil del jugador guatemalteco siempre fue la mayor barrera con la que nos topamos en las eliminatorias.

 

¿Cuál crees que es el legado que Carlos Ruiz deja para la historia de la selección nacional?

Esa es una pregunta difícil de responder, porque lo que diga puede no sonar bien, en realidad prefiero que la gente y la prensa hablen de lo que Carlos Ruiz dejó para la selección. Lo que tengo claro es que como futbolista traté de hacer bien las cosas siempre, que di mi cien por cien y más cada una de las veces que vestí la camisola de la selección. Al final si logré dejar una imagen positiva para los jóvenes, qué bueno, pero creo que son los propios jugadores, aficionados o periodistas quienes pueden decir mejor lo que pude dejar como un legado.

“Si bien hacíamos buenos partidos y lográbamos buenos resultados, la mentalidad débil del jugador guatemalteco siempre fue nuestra mayor barrera en las eliminatorias”

pescEl dato

Con un cupo entre los mejores a nivel mundial en eliminatorias.

Luego de haber jugado 37 partidos a lo largo de cuatro procesos clasificatorios a las Copas del Mundo (Corea y Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014), FIFA registra en sus estadísticas oficiales a Carlos Humberto Ruiz, con 30 goles, como el segundo máximo anotador en juegos de eliminatoria y el primero en el área de Concacaf.

Ruiz es superado solo por Ali Daei, jugador de la selección de Irán, que marcó 35 veces en 48 partidos repartidos en cuatro clasificatorias mundialistas, desde Estados Unidos 1994 hasta Alemania 2006.

Andriy Shevchenko, de Ucrania, quien jugó para grandes clubes como AC Milan, en Italia y Chelsea, en Inglaterra, ocupa el quinto puesto con 26 goles en 38 partidos.

En Concacaf, el más cercano perseguidor de Ruiz es el hondureño Carlos Pavón Plummer, quien anotó 25 veces en 37 choques.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo