Rafael Romero, escritor guatemalteco, presenta “Zánganos”

Hace cinco años que empezó el viaje de Bartolomé López Ledesma. Hoy llega a su conclusión con la presentación de la novela “Zánganos”.

Por Publinews

Foto: Pedro Orozco Foto: Pedro Orozco

Platicamos con Rafael Romero, escritor guatemalteco que emprendió hace unos años la tarea de narrar la historia de un personaje olvidado por la sociedad al que cariñosamente le llaman “Tolo”, que se dio a conocer en la novela “El elegido”.

Esta historia se convirtió en una trilogía publicada por la editorial Alas de Barrilete. Hoy se presenta la conclusión en la novela “Zánganos”, en el Museo del Ferrocarril, a las 18 horas.

¿Es difícil escribir una trilogía?

Sí, lo es, pero creo que lo realmente difícil es escribir una “buena” trilogía, con una buena historia que te enganche de principio a fin, que te deje con ganas, incluso, de más. Ahí está el detalle. Aunque los comentarios que recibo sobre “El elegido” y “Chichicaste” son buenos, en su mayoría, ignoro si “Zánganos” cumplirá las expectativas.

Los hechos de la historia parecen reales. ¿Qué tanto están apegados a una realidad o a tu realidad?

El 90 por ciento es totalmente ficción, con la peculiaridad de que en “Chichicaste” sí hay muchos recuerdos de sucesos que vi o viví de cerca, y varias anécdotas de mi infancia y adolescencia transformadas, maquilladas o manipuladas que me sirvieron de materia prima para la historia. En general, mi idea con este proyecto fue que todo pareciera lo más realista posible, incluido el lenguaje.

¿Qué esperará el público de la última aventura de Bartolo?

Supongo que cuando hay un personaje principal o protagonista como Bartolomé López, que pulula y campa a sus anchas en los dos libros anteriores y que se intuye que continuará así en el libro que cierra la trilogía, los lectores esperan un desenlace. Y lo hay. Además, se cierran algunos cabos sueltos pendientes, y buena parte de la historia se desarrolla en un nuevo ámbito rural, siempre con el mismo registro lingüístico y el realismo de las anteriores.

¿Por qué decidiste utilizar este tipo de lenguaje en tus novelas?

Cuando decidí empezar a escribir “El elegido”, sopesé varias opciones no solo narrativas, sino también de estilo. Quería una historia que pudiera leer cualquier persona, desde alguien que solo llegó hasta sexto primaria hasta un rector universitario. Al optar por lo testimonial, que cada personaje cuente su versión de los hechos, sentí que era necesario serle fiel al lenguaje que este tipo de personajes usaría en la realidad y atentar un poco contra la narrativa convencional, que siempre trata de que uno no se salga del cauce.

Bartolo puede ser un gran personaje en el cine, ¿has tenido algún acercamiento al respecto? ¿Te gustaría que llegara a la pantalla grande?

Me han dicho que tanto “El elegido” como “Chichicaste” les parecen muy visuales, como para cine, pero nada más. Si algún cineasta de los nuestros, por ejemplo Julio Hernández, a quien recuerdo que hace unos años le envié una copia de “El elegido”, se atreve, por supuesto que estaría encantado.

Después de la trilogía bartoliana, ¿qué se viene para Rafael Romero?

Tengo un par de libros de relatos y otra trilogía, no tan amarillista, que quiero armar y pulir bien. También un par de libros de poesía inéditos que estoy empezando a mover. A ver si hay suerte de que puedan ver la luz pronto.

En sus palabras

“El lenguaje de la historia fue un recurso necesario para el tipo de historia que es, fue casi como que la misma historia pidió ser contada así”. Rafael Romero, escritor guatemalteco.

Síguelo en Facebook: https://www.facebook.com/AlasDeBarrilete

Luis Molina

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo